Cádiz CF

Cifuentes regresa a su campo talismán, el Artés Carrasco

  • El portero empezó a vivir, a sus 34 años, una segunda juventud cuando fue 'Zamora' de Segunda B con La Hoya, el germen del actual Lorca FC

Alberto Cifuentes saluda a la afición cadista. Alberto Cifuentes saluda a la afición cadista.

Alberto Cifuentes saluda a la afición cadista. / LOF

Alberto Cifuentes visitará el próximo sábado un campo y una ciudad que significaron mucho para recuperar sensaciones de gran portero cuando ya contaba con 34 años. El cancerbero se enroló en 2013 en el proyecto de La Hoya Lorca, un recién ascendido a Segunda División B que terminó siendo la revelación del grupo IV al pelear hasta el último momento el primer puesto al Albacete. Cifuentes fue el portero titular del cuadro lorquino, conocido entonces como el 'brócoli mecánico', y una de las piezas claves para alcanzar el 'play-off' de ascenso a la categoría de plata como segundo clasificado.

El hoy cancerbero del Cádiz acabó la campaña como Zamora de toda la Segunda B al encajar sólo 19 goles en 37 encuentros de la fase regular. Sus actuaciones ayudaron a los lorquinos a estar en el liderato nada menos que 14 jornadas, siendo la principal amenaza del Albacete en la pugna por el título de campeón. Compañeros de aquella campaña aseguran que el papel de Cifuentes resultó fundamental.

El portero albaceteño recaló en La Hoya después de un ciclo en el Real Murcia que acabó con escasa participación. Un periodo en el que vivió un duro descenso a Segunda B en el último minuto de la Liga 2009-10. Su equipo, que entrenaba Jose González, ganaba 0-1 en el feudo del Girona pero un penalti en el 92' lo cambió todo. Kiko Ratón lanzó, Cifuentes llegó a tocar pero el balón se le escurrió de forma inesperada y lentamente se introdujo en la portería. El Girona se quedaba en Segunda A y el Real Murcia bajaba a Segunda B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios