Carrión mantiene dudas en la banda derecha y el ataque

El entrenador del Córdoba, Luis Carrión, tiene las ideas cada vez más claras. Ha encontrado un bloque y con él morirá en las cuatro jornadas que restan con el objetivo final de lograr la permanencia. Su apuesta es firme y sólo sufrirá leves modificaciones en función de estados de forma o el estilo del rival. Así, en el Carranza dará continuidad al once que venció al Reus el pasado sábado, aunque hoy en la sesión a puerta cerrada podría terminar de pulir unos leves cambios que afectan principalmente a la zona de ataque.

Encontrado de nuevo el equilibrio defensivo con la inclusión de Edu Ramos como pivote y la recuperación del 4-1-4-1 como dibujo, la preocupación del técnico se centra en reforzar la capacidad ofensiva del equipo. El estado de forma de Pedro Ríos, titular en las últimas ocho jornadas, abre la puerta al regreso de Juli, al que podría acompañar como novedad Rodri en lugar de Piovaccari, que actuó de referencia el pasado fin de semana ante el Reus.

Tras una primera vuelta complicada por las lesiones, Pedro Ríos lo ha jugado prácticamente todo en este 2017. Sin estar a su mejor nivel, el jerezano es una garantía en cuanto a implicación y trabajo, y ambos aspectos son tan importantes o más que el rendimiento futbolístico. Esas condiciones tampoco se le pueden discutir a Juli, que perdió el sitio por culpa de problemas musculares que ya le obligaron a parar mes y medio.

Arriba, Rodri lleva un par de encuentros como suplente, pero su salida desde el banquillo el último partido fue determinante, porque suyo fue el gol que tumbó al Reus. Es cierto que antes Piovaccari había hecho un buen trabajo de desgaste, aunque su alejamiento del área en muchas fases desquició alguna que otra vez a Carrión en la banda. Ambos se juegan un puesto, dado que la opción de repetir sin nueve puro como en Getafe está descartada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios