CARRILLO. delantero del cádiz cf

"Me siento un luchador"

  • El murciano se ha ganado el respeto y un sitio en el once a base de una alta dosis de pundonor y honestidad l Admite que le gustan "el choque y la guerra en el campo"

José Ángel Carrillo es el delantero de moda en el Cádiz. Un futbolista que está sorprendiendo por haber relegado a Barral y Dani Romera. Con sus virtudes y carencias, hoy por hoy es el titular. No se sabe hasta cuando.

-No lleva ni tres meses de amarillo y leo en su cuenta de Twitter su plena implicación en el equipo y el proyecto.

-Desde el primer día me sentí súper arropado por los compañeros, el cuerpo técnico y la afición. Es algo de agradecer. Cada partido y cada día de la semana se debe resaltar el compromiso. Encantado de poder vivir con estos colores lo que estoy viviendo. Ojalá vaya a más.

-El fútbol tiene mucho de guerra deportiva. ¿Se siente un guerrero? ¿Es su seña de identidad?

-Siempre he dicho que mis cualidades parten desde la lucha, de pelear con el rival. Me siento un luchador, un guerrero porque no soy un goleador nato. No soy pillo ni de buscar espacios. Soy todo lo contrario, de pelearme para abrir espacios a mis compañeros y que ellos puedan crear peligro.

-Si le digo que la impresión es que llegó como tercer delantero pero que le ha ganado terreno a sus competidores, ¿qué me dice?

-Venimos aquí a disputar el puesto, todos contra todos y siendo respetuosos y ayudándonos entre nosotros, que es lo principal. Mi idea no era venir como tercer delantero, sino aportar mi granito de arena, ayudar al equipo a conseguir el primer objetivo, y ahora me están saliendo las cosas bien. Sólo queda seguir peleando día a día para aportar lo que tengo.

-Pero no me negará que se ha ganado la confianza de Cervera, por delante de David Barral y Dani Romera...

-Ahí están David y Dani, que tienen características diferentes a las mías y han sido siempre goleadores.

Tengo que trabajar no sólo por mí, sino por todo el equipo. Tengo que estar siempre preparado al 100% para cuando el míster decida ponerme y, de esa forma, demostrar que valgo para estar aquí.

-Entre usted y yo. ¿Pensaba jugar tanto en el primer trimestre de competición?

-Todo jugador al final es ambicioso y siempre piensa que quiere jugar todo. Cuando venía al Cádiz sabía que era complicado por los dos compañeros que tenía en el ataque. Pero siempre tenemos el pensamiento de jugar lo máximo posible.

-Real Murcia, Sevilla Atlético y Cádiz. Sus tres equipos como futbolista. Dígame lo que le transmite cada uno.

-En el primer equipo del Real Murcia estuve cuando pasó lo del descenso -administrativo-, pero es mi equipo desde chico y me dio la oportunidad de jugar en Segunda División. El Sevilla Atlético es totalmente diferente, un filial en el que la presión no existe. Y el Cádiz es muy distinto; con una afición de diez y un vestuario totalmente profesional también de diez. Todo eso me hace madurar y crecer.

-Hábleme del momento del equipo. ¿Ascenso o permanencia?

-El primer objetivo es la permanencia y lograrla cuanto antes. Es el objetivo desde el primer momento

-Retomemos su papel de guerrero. Le cayeron una vez cuatro partidos de sanción por pisar a un rival. ¿Su guerra es para tanto?

-En situaciones complicadas vamos a mil por hora y un pequeño gesto hace que caigas en el juego del adversario, que es lo que busca, desequilibrarte y que entres en su juego. Pequé de tontito, pero de todo se aprende y desde entonces he tenido claro que no iba a volver a caer en esas redes. Toco madera para seguir así.

-Realmente, ¿cómo se define? ¿Qué tipo de delantero tiene el Cádiz?

-Soy de características diferentes a lo habitual. Me gusta mucho el choque, la guerra en el campo en ese sentido, y las peleas y disputas aéreas, la lucha de cabeza.

-Cuando le llegan auténticos 'melones', bien de rivales o de sus compañeros, los trata con calidad y acierto. ¿Es algo innato?

-Siempre me he caracterizado por mi juego aéreo. Es verdad que con los pies tengo que mejorar un poco más el tema de coordinación. Pero tengo que explotar ese juego y cuando el equipo me necesita, tengo que dar soluciones arriba y hacerme fuerte en ese parcela.

-Parece que, cuando fichó, su estilo de juego estaba alejado de lo que requiere Cervera. ¿Le ha dado la vuelta a la tortilla?

-Al final todo es un proceso de adaptación. Vine a última hora sin hacer la pretemporada. Tuve en Sevilla una situación complicada porque quería salir antes, pero al final tuvo que ser el último día. Cuando llegué, mis compañeros me arroparon y ayudaron mucho. El proceso hay que pasarlo y hasta ahora ha ido bien.

-Permítame un pregunta algo hiriente. ¿Qué le diría a los que dicen que usted es lento y que no tiene gol?

-Me limito a respetar lo que siente cada uno. Al final somos un equipo y debemos confiar en todos. Lo más bonito es ver a la afición y al equipo unidos, y es lo que se está viendo. No tengo que decir nada a nadie sobre lo que opine de mí.

-Y un halago. Otros le ven como un ejemplo de honestidad, trabajo y pundonor...

-Pues igual. Cada uno es libre para hablar. Unos estarán de acuerdo y otros, no. Agradezco la sinceridad tanto para bien como para mal.

-Le voy a echar una mano: al Sevilla Atlético no llega cualquier jugador. Ese dato lo reconocerán sus detractores, ¿no cree?

-El Sevilla Atlético ha sido un plus muy importante para mí. Me dio la oportunidad de jugar en Segunda División, tras el ascenso. Allí siempre hay mucha variedad de jugadores. Estoy contento por mi etapa sevillista.

-Si le digo Kanoute...

-Uff. Fue un magnífico delantero y sus números están ahí. Sus movimientos, su juego, su calidad, su olfato de gol... Era para mí un delantero único. Son delanteros parecidos a mi juego y hay que aprender de ellos.

-No vio jugar a Mágico González, ¿verdad?

-No. Sólo he oído hablar de él.

-Por eso su ídolo es Kanoute.

- ...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios