cádiz c.f.

"El Cádiz es una incógnita ahora"

  • Antonio Calderón vio a los amarillos contra el Nástic y no cree que Espárrago vaya a hacer "muchos cambios" el sábado ante su Huesca · "La llegada de un nuevo entrenador motiva a la plantilla", asegura

Comentarios 1

Sabe de lo que habla. Antonio Calderón tomó las riendas en el banquillo del Cádiz la campaña del último descenso a Segunda División B: la que se saldó con un total de cuatro entrenadores, dos presidentes y muchos asientos vacíos en el autobús de vuelta tras el inolvidable partido en el Rico Pérez de Alicante. El gaditano, que goza de continuidad como técnico del Huesca, relevó a Mariano García Remón cuando el equipo empezaba a dar señales de hundimiento... "Estuve viendo al Cádiz en el Carranza contra el Nástic y ya lo había visto en varias ocasiones esta temporada, pero el equipo que vaya a sacar Espárrago contra nosotros es una incógnita ahora. Conoce bien a algunos jugadores, pero no va a tener el tiempo suficiente como para que se vea su sello este mismo sábado. Creo que su llegada, en principio, va a tener más de psicológico que otra cosa. Ya digo que estuve el día del Nástic en el estadio y pude apreciar que la afición pitaba y aplaudía, había división de opiniones. Este fin de semana, con una cara nueva en el banquillo, toda la afición debe ir a una porque es como empezar de cero. Son pocos días los que va a tener el uruguayo para preparar el encuentro, pero lo que tengo claro es que los jugadores estarán más receptivos: los que vienen jugando querrán seguir haciéndolo y los que no lo vienen haciendo querrán ganarse la confianza del nuevo técnico. Eso ha sido, es y será así", adelantaba ayer Calderón en su día libre a este periódico.

El entrenador del Huesca tenía palabras para el rey muerto y el rey puesto: "Los entrenadores sabemos a que nos atenemos. Hay muchos clubes que, pese a los malos resultados, confían en sus técnicos y su apuesta les acaba saliendo bien. Mira el caso del Celta, que está saliendo de abajo poco a poco cuando Eusebio parecía condenado. O el Villarreal, en Primera. Son dos ejemplos, pero lo habitual es que no se tenga paciencia. Espárrago es un hombre que conoce la casa, no es nuevo. Sabe cómo funciona el club y tiene mucha experiencia. Él y Soler me ayudaron mucho cuando yo estaba al frente del filial y no creo que sea verdad eso que se dice de que no mira por la cantera".

Calderón pasaba de puntillas, elegante, por la crisis del Cádiz de su corazón: "Tengo bastante con lo mío, la verdad". Y hablaba de Erice, un jugador que con él vivió en el ostracismo: "No me parece un mal jugador, pero aquí se topó con un gran Helguera y con Sastre. Terminó contrato con el Osasuna y decidió irse al Cádiz".

"Nuestro problema es el gol, nos cuesta hacerlo. El Cádiz sabe que está a tres puntos nuestro y querrá sacar la cabeza de ahí cuanto antes. El club me deja trabajar y los jugadores confían en mí, estoy tranquilo", concluyó el gaditano antes de animar a su otra afición: "Esta temporada no es comparable a la del último descenso: se dieron muchas circunstancia negativas y se venía de Primera, no de la propia Segunda B".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios