cádiz cf

Buen fondo de armario

  • El prometedor estreno de Aketxe y la polivalencia que se le presume a Imaz proporcionan a Cervera desde ahora nuevas variantes para el ataque amarillo

Ager Aketxe se dispone a golpear el balón durante el partido del pasado domingo en Getafe. Ager Aketxe se dispone a golpear el balón durante el partido del pasado domingo en Getafe.

Ager Aketxe se dispone a golpear el balón durante el partido del pasado domingo en Getafe. / LALIGA 1|2|3

Pese a que el resultado fue adverso y el final tan injusto como cruel, el encuentro del pasado sábado en el Coliseum Alfonso Pérez también permite extraer conclusiones positivas de cara a lo que resta de competición para el Cádiz, que continúa en la privilegiada tercera posición de la tabla y que, con 40 puntos en las alforjas, mantiene entre ceja y ceja el objetivo de los 50 para asegurar la permanencia en LaLiga 1|2|3 antes de plantearse cualquier otra meta más ambiciosa. El reto, ilusionante en la misma medida que complicado, se antoja posible no sólo por las buenas sensaciones que transmiten los amarillos sino porque, tras las incorporaciones efectuadas en el mercado de invierno, Álvaro Cervera cuenta ahora con un armario con fondo más que suficiente para afrontar posibles contingencias, en forma de sanciones o lesiones, además de disponer de nuevas variantes, sobre todo en ataque, para plantear cada compromiso.

En efecto, la llegada de Ager Aketxe y Jesús Imaz, porque en el caso de Iván Malón se trata de un lateral derecho que deberá pelearle el puesto al titularísimo Javier Carpio -el jugador de campo que acumula más minutos en toda la plantilla-, ha reforzado especialmente la línea ofensiva del equipo, como ya quedó demostrado en Getafe, en donde los dos futbolistas debutaron y mostraron las primeras pinceladas de lo mucho que pueden aportar. El técnico reclamaba algo más y los responsables deportivos de la entidad, Quique Pina y Juan Carlos Cordero, atendieron sus peticiones con dos hombres que suman calidad y gol, una combinación que bien podría representar la diferencia entre alcanzar la anhelada salvación, sin más, o luchar hasta el último momento por los puestos de play-off para subir a Primera División, sin renunciar a la segunda posición de ascenso directo que ahora mismo ocupa el Girona y queda a seis puntos.

Los refuerzos de enero servirán, sobre todo, para oxigenar de medio campo hacia delante

Lo del joven mediapunta cedido por el Athletic merecería ser calificado como el debut soñado si no fuera porque al final el marcador no acompañó. De hecho, saltó al campo en el minuto 67 en sustitución de Salvi, con 2-1, y apenas dos después estableció el empate al marcar un extraordinario tanto en el lanzamiento de una falta. La perla bilbaína dio la razón en su primera oportunidad a quienes habían apostado por su exquisitez en el trato al cuero y su magisterio a balón parado. Además de su destreza para estas acciones, el técnico cadista ya destacó en la rueda de prensa anterior al choque del pasado fin de semana que Aketxe también brindará alternativas para desenvolverse como el jugador que debe dar el último pase, un enlace perfecto con Alfredo Ortuño que podría facilitar que el murciano se pusiera las botas aún más. Por si su innegable calidad pareciera poco, Ager también demostró en su estreno capacidad de sacrificio para retroceder metros y contribuir con sus compañeros en las tareas defensivas, llegando a sacar en una ocasión el esférico con criterio desde casi el borde del área.

Por su parte, el ex del UCAM pisó el césped del Coliseum en el minuto 57, relevando a Rubén Cruz, y también casi de inmediato gozó de una magnífica opción para anotar su primera diana con la elástica amarilla. Sin embargo, no pudo enmendar el clamoroso error de Salvi en el uno contra uno con el portero y, después de no llegar a finalizar la acción tampoco Ortuño, el ilerdense remató desviado en la búsqueda de la escuadra izquierda. A su faceta realizadora, confirmada este mismo curso en Murcia con cinco goles, Imaz suma una polivalencia que permitirá a Cervera disponer de numerosas combinaciones. Así, aunque en Getafe de principio se situó en la mediapunta, con la entrada de Aketxe se desplazó a la derecha para ocupar la demarcación dejada por Salvi.

Un plantel, en definitiva, que ha ganado profundidad para hacer frente a la parte más importante de la campaña, en la que se decide la clasificación. El entrenador cuenta con al menos dos futbolistas por puesto en toda la línea de retaguardia, con más alternativas para el doble pivote, al ser posible liberar a Abdullah o Eddy de funciones por delante para actuar junto a Garrido y/o José Mari, y con dos recambios, Dani Güiza y Gorka Santamaría, para el Pichichi del conjunto gaditano, Alfredo Ortuño.

Para el resto de demarcaciones, el abanico se abre casi hasta el infinito, con siete hombres para tres puestos y numerosas combinaciones. Álvaro García ha repartido sus minutos en su puesto natural, la banda izquierda, pero también en la derecha e incluso en la mediapunta. Aitor y Salvi caen a los costados pero también intercambiando en ocasiones las bandas. E Imaz confirmó en su estreno, después de ir convocado pero no salir del banquillo en Palma de Mallorca y en Carranza contra el Mirandés, que puede hacer funciones de enlace con el ariete o pasar a un lado. De este modo, los que a priori parecen más limitados a una demarcación concreta son Rubén Cruz, un delantero reconvertido a mediapunta por necesidades del guión, y Nico Hidalgo, un interior diestro más cerrado que, eso sí, aporta un plus defensivo que nunca está de más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios