cádiz cf

Atasco hasta la línea de gol

  • El equipo repite las sensaciones preocupantes del último mes y sigue sin marcar y envuelto en dudas

Álvaro García observa como el sevillista Berrocal va con todo para anticiparse a despejar el esférico. Álvaro García observa como el sevillista Berrocal va con todo para anticiparse a despejar el esférico.

Álvaro García observa como el sevillista Berrocal va con todo para anticiparse a despejar el esférico. / juan carlos muñoz

Este Cádiz se parece en muy poco al equipo de Álvaro Cervera que era fiable a partir de una labor defensiva casi perfecta e imposible para los adversarios. Este Cádiz, el actual, ha dejado de ser tan poderoso de centro del campo hacia atrás y, lo que es peor, lleva cinco jornadas en las que ofrece argumentos para preocuparse de la medular en adelante. No hace gol ni crea el peligro de otras ocasiones al contragolpe. Le cuesta optar por su estilo y, sin duda, sigue acusando el bajo estado de forma de jugadores importantes. El punto obtenido, después de dos derrotas consecutivas, y los primeros minutos de José Mari desde el lejano 19 de agosto son los aspectos que permiten engalanar la situación con mayor dosis de optimismo.

El análisis del Sevilla Atlético-Cádiz no sólo debe limitarse a lo sucedido sobre el césped de la ciudad deportiva del club hispalense. Un estudio de ese partido pasa por comprobar que ahora se está acusando que Álvaro García se equivocó al 'coquetear' con su marcha al Getafe y, por ello, tomar la decisión de dejar de entrenar. También pone de relieve que Alfredo Ortuño sigue contando con una sombra alargada mientras David Barral no demuestre lo contrario; precisamente el isleño también ha perdido el tiempo fuera del campo cuando el técnico y sus compañeros le necesitan, a tope, sobre la hierba. El análisis pasa por botas de Perea, como debiera hacer el balón, para plasmar que este jugador tiene mucho que decir cuando se trate de querer el esférico. Es uno de los casos en los que la baja forma es evidente y hasta lógica después de tanto tiempo recuperándose de una apendicitis. Otro jugador que precisa un 'necesita mejorar' es Abdullah. Está gris y aunque sigue siendo difícil arrebatarle la pelota, le falta dar dos pasos al frente para no tener que echar tanto en falta a José Mari. Precisamente el roteño es una de las esperanzas por el simple hecho de haber vuelto. Sólo fueron algo más de 12 minutos pero el centrocampista está otra vez ahí.

Hay sensaciones favorables a pesar de la racha mala. Álex Fernández ofrece fútbol y criterio, y puede ser una alternativa válida. Salvi, con mayor o menor índice de acierto, asume que su renovación y mejora le obliga a tirar del carro y a echarse al equipo a la espalda. Y Servando atraviesa un momento muy interesante para pensar que cuando Marcos Mauro y Sankaré se recuperen, él seguirá teniendo un sitio entre los elegidos.

En Sevilla un filial, un equipo joven y que es colista, tampoco fue el punto de despegue para superar la peor versión cadista. El segundo conjunto de Nervión no le ha ganado a nadie, tampoco al Cádiz, pero quizás ahora era una presa más propicia porque, lo más probable, es que con el paso de las semanas le tome el pulso a la competición.

Sobre la ciudad deportiva sevillista se vio que las dudas crecen con jugadores como Rubén Cruz, tanto en la mediapunta como de '9'. Hay que tener presente que después de la campaña pasada y casi dos meses de la actual ha tenido ocasión de celebrar un gol de su cosecha. Un total de 26 encuentros de Liga el curso pasado y tres en el actual, pero todavía no ha 'mojado'. Tampoco Brian está fino, contagiado por el entorno más negativo del rendimiento general y quizás 'huérfano' al no disponer por delante del Álvaro García que marcaba la diferencia en ese Cádiz, el de no hace tanto, que entusiasmaba y gustaba hasta a los rivales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios