Cádiz CF

Artilleros anulados

  • Ninguno de los máximos goleadores de la Liga ha conseguido perforar la portería de un conjunto amarillo que demuestra habilidad pare llevar al aburrimiento a los delanteros

Álex Fernández se lleva el balón en presencia del goleador rayista Raúl de Tomás, autor de 24 tantos pero ninguno de ellos contra el Cádiz. Álex Fernández se lleva el balón en presencia del goleador rayista Raúl de Tomás, autor de 24 tantos pero ninguno de ellos contra el Cádiz.

Álex Fernández se lleva el balón en presencia del goleador rayista Raúl de Tomás, autor de 24 tantos pero ninguno de ellos contra el Cádiz.

No hay un solo futbolista del Cádiz que, con la clausura de la competición a la vuelta de la esquina, figure entre los diez máximos goleadores de La Liga 1|2|3 y es probable que ninguno se cuele en el top ten en los últimos tres compromisos. Pero el conjunto amarillo, conocedor de sus limitaciones, compensa sus problemas en ataque -en el reciente duelo contra el Real Zaragoza sí consiguió salir del atasco- con un poderoso sistema defensivo que le permite desenvolverse en las alturas de la clasificación a lo largo de más de media temporada. La clave de su posible pase a la fase de ascenso a la máxima categoría -llega a la antepenúltima jornada ubicado en la cuarta posición con dos puntos de ventaja sobre el séptimo- radica en su demostrada capacidad para mantener la portería a cero. No es una casualidad que sea de largo el equipo menos batido del torneo -sólo 23 tantos en contra- y que en 20 de sus 39 partidos haya dejado el arco inmaculado.

La regularidad en la destrucción de los argumentos del adversario convierte al Cádiz es una escuadra indestructible. Casi todos los oponentes acaban enredados en la eficaz telaraña tejida por unos jugadores que aplican a rajatabla el modelo implantado por Álvaro Cervera. Y es que el Cádiz es el rival más incómodo del campeonato, es tan 'jartible' que es capaz de aburrir a los futbolistas más peligrosos del equipo contrario. Los amarillos han logrado desarmar a los cinco hombres de la Liga con más acierto en la definición. Ninguno de los cinco máximos artilleros de Segunda División A ha logrado superar los dominios de Alberto Cifuentes. El delantero del Real Valladolid, Jaime Mata -29 goles-, el ariete del Rayo Vallecano, Raúl de Tomás -24-, el atacante del Córdoba Sergi Guardiola -21-, el finalizador zaragocista Borja Iglesias -19- y el del Sporting de Gijón Michael Santos -17- suman entre todos la nada despreciable cifra de 110 dianas, pero ninguna de ellas acabó en el interior de la portería cadista. Los amarillos anularon a los futbolistas con la puntería más afinada, que chocaron contra una muralla cuando se enfrentaron al equipo más vigoroso de la Liga.

Es frecuente ver a Mata celebrar goles -el pasado fin de semana firmó un doblete contra el Albacete-, a Raúl de Tomás acaparar el foco mediático por su frenesí anotador en la segunda vuelta, a Sergi Guardiola tirar del Córdoba en la desesperada lucha por la permanencia, a Borja Iglesias protagonizar el resurgir del cuadro maño… Pero cuando tuvieron que medirse a los amarillos, fue como se hubiesen tomado el día libre (Michael Santos no jugó en el partido de la segunda vuelta, disputado en el estadio Carranza). El caso más cercano es el del delantero del Zaragoza, que el pasado lunes en el santuario cadista apareció poco atrapado en la sólida red defensiva de los anfitriones. Lanzó al poste minutos antes del intermedio -en una acción invalidada por fuera de juego- y poco más. Incluso tuvo que bajar a la medular a buscar un balón que no terminaba de llegar arriba. Acabó hastiado después del mal partido de su equipo.

El jugador más goleador del torteno. el pucelano Mata, lleva el solo los mismos que goles que suman entre Álvaro García -9-, David Barral -6-, Salvi -4-, Carrillo -4-, Garrido -3- y Servando -3-.

¿Cuál es la clave de esa solidez temida por los adversarios? Más allá de quienes salten al césped, el sistema está basado en el trabajo colectivo. El secreto es el equipo con mayúsculas. Todos defienden. Es una obligación. Los de arriba para dificultar la salida de balón del rival. Los extremos para tapar la subida de los carrileros y ayudar a los laterales. Llamó la atención, en el duelo contra el Zaragoza, ver en determinados momentos a todo un veterano atacante como David Barral, que jugó en la banda derecha, más cerca de su propia portería que de la contraria. Los mediocentros, para demoler la creación del adversario, bascular a los costados para echar un cable y apoyar a la zaga. Los defensas, para contener a los delanteros y evitar los remates. El portero, cuando el contrario consigue llegar, para repeler los lanzamientos. Cifuentes se ha erigido en más de una ocasión en el sostén del equipo.

Los principales goleadores de La Liga se estrellan contra el Cádiz, aunque está abierta la posibilidad de que el conjunto de Cervera vuelva a citarse con algunos de ellos en la fase de ascenso. Primero tiene que sellar la clasificación. Lo que sí cierto, números en mano, es que sólo uno de los otros tres equipos que a día de hoy ocupa plaza de play-off le hizo un gol a los amarillos. Fue el Numancia cuando venció 1-0 en Los Pajaritos. En el otro choque ante los sorianos hubo empate a cero. Ni el Sporting y ni el Zaragoza alteraron el marcador en sus respectivos envites contra los gaditanos (0-3 en El Molinón y 0-0 en el Carranza ante los asturianos y 0-2 y 2-0 frente a los maños).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios