cádiz cf

Álex lleva de la mano crítica y ambición

  • Habla de la necesidad de mejorar para llegar al final "con opciones de algo más que el play-off"

Álex Fernández participa en una jugada en un partido de entrenamiento. Álex Fernández participa en una jugada en un partido de entrenamiento.

Álex Fernández participa en una jugada en un partido de entrenamiento. / fito carreto

Desde que a José Mari se le acabó la temporada antes de tiempo por culpa de una grave lesión, Álex Fernández se ha convertido en todo un referente en la zona de creación del equipo. Su papel ha ido adquiriendo un protagonismo notorio como consecuencia de su estilo de juego, su capacidad y el compromiso de trabajar en primer lugar para el equipo.

Es uno de los fijos para Álvaro Cervera, lo que demuestra que desde la jornada 12ª (28 de octubre) ha disputado todos los encuentros de Liga hasta la fecha actual. Bien por delante del doble pivote o formando parte de éste, Álex es una de las patas que sostienen al actual Cádiz.

El madrileño mantiene dos vertientes en su manera de entender el presente y el futuro del equipo. Es crítico, como Cervera, y ambicioso como pocos para pensar en opciones reales de pelear el ascenso directo hasta la última jornada.

"Estoy feliz e ilusionado por lo que queda porque está saliendo prácticamente todo. A base de trabajo y sacrificio ha llegado mucho en lo personal. Ahora queda trabajar para intentar sacar todo adelante". Un Álex Fernández que ha ido acoplando su lugar en el campo a la necesidad del equipo. Ahora viene ocupando un lugar en el doble pivote. "Es mi sitio ideal para jugar al fútbol, pero en los primeros partidos quería -el míster- que estuviera más adelante y cuando tengo que bajar la posición, yo encantado". Y es ahí donde se acuerda de José Mari, del que dijo que "era una pieza fundamental por su manera de ver el fútbol y con su lesión he notado que ha recaído un poco en mí la responsabilidad, pero cualquiera que haya jugado ahí lo ha hecho bien".

Se siente feliz por su labor y por dar, en materia física, lo que quiere Cervera. "El mensaje del míster es claro desde el primer día. Lo primero es el equipo porque hay que trabajar para el equipo. Te da libertad para jugar al fútbol pero nos da una pauta que tenemos que aplicar si queremos ser un equipo ganador", explicaba.

El ex de la cantera del Real Madrid no escondió ayer la realidad de la pugna por dar el salto a Primera División. "Llevamos toda la temporada arriba, incluso en puestos de ascenso directo y seríamos hipócritas si no habláramos del ascenso. Quedan muchas jornadas y tenemos que luchar por ello". La pelea por el ascenso continuará el fin de semana en León. "Hemos dado mejor nivel contra equipos que tienen la posesión, por lo que estamos confiados en realizar un buen papel en León; para eso trabajamos. Es un equipo peligroso porque el rival llega fácilmente a la portería contraria", advertía el pivote antes de recordar lo sucedido en la primera vuelta. "Lo leímos muy mal en casa, pero vamos con la lección aprendida. Estamos dándole duro en los entrenamientos para pelear en León".

El encuentro en el campo de la Cultural es una prueba para evaluar las opciones cadistas para las jornadas que restan. Al menos es lo que entiende Álex. "Todo pasa por ganar en León, porque si ganas te acercas por los enfrentamientos directos y si leemos bien los partidos llegaremos al final con opciones del ascenso directo. Es una batalla por cualquier puesto, estamos terceros, hay que defenderlo y cuando podamos asaltar el segundo, lo intentaremos", manifestaba aportando una buena dosis de ambición a sus palabras.

El también ex futbolista del Espanyol y del Elche opinaba finalmente que hay argumentos para ser optimistas a pesar de la incertidumbre que pueden tener los seguidores. "Entiendo que para la afición sería un fracaso no jugar al menos el play-off, aunque creo que si el equipo está bien, concentrado y nos cuidamos, estará más que preparado para pelear por algo más que el play-off".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios