cádiz cf

Adiós a Acedo y al fútbol elegante

  • Fallece a los 69 años el que fuera un canterano con un potencial muy grande y jugador cadista entre 1966 y 1972

  • Sevilla, Rayo Vallecano, Ourense y Racing Portuense, sus otros equipos

Joaquín Acedo posa sobre el césped del Carranza, con la desaparecida torre de Preferencia al fondo. Joaquín Acedo posa sobre el césped del Carranza, con la desaparecida torre de Preferencia al fondo.

Joaquín Acedo posa sobre el césped del Carranza, con la desaparecida torre de Preferencia al fondo.

Luto en el cadismo por el fallecimiento de Joaquín Acedo Sacaluga (Mahón, 27 de marzo de 1948), que fuera jugador del equipo amarillo entre 1966 y 1972. Acedo, que era su nombre deportivo, fue uno de los grandes talentos formado en la cantera amarilla en el último medio siglo. En el club gaditano queda su legado... 140 partidos, 17 goles y casi 12.000 minutos defendiendo la elástica del que fue su principal equipo.

La noticia corrió ayer como la pólvora por la capital gaditana y El Puerto, donde pasó siete campañas defendiendo la elástica del Racing Portuense. El Sevilla, el Ourense y el Rayo Vallecano fueron otros equipos del recordado futbolista.

Pero para recuerdos, los que dejó desde muy pronto como centrocampista de enorme calidad, talento y fuerza. Finura y exquisitez con y sin balón, con apenas 15 y 16 años despuntaba en las filas del Santa Cruz -un equipo histórico de la capital gaditana-, donde Luis González Luiti le ayudó a ser aún mejor jugador. El Cádiz se percató que en la ciudad 'bailaba' una perla que no tenía bajo su mando; de ahí a que en 1964 Juan Bejarano se hiciera con su propiedad para que pasara al Cádiz juvenil. Lo cierto es que fue un trasvase de varios jugadores del Santa Cruz al juvenil amarillo, donde se unió una recordada generación formada por nombres como Paco Baena, Pastrana, Fali, Díaz Acosta, Yanco, Murillo...

El estilo de Acedo resultaba llamativo, así como su desparpajo a pesar de no alcanzar la mayoría de edad. De esta forma con 18 años debutó en el primer equipo cadista, contra el Mestalla (2-1), al requerirle Vilariño. Precisamente en marzo del año pasado se cumplió medio siglo de aquel estreno. Las características de Acedo eran enormes y el deseo de los aficionados apuntaba a encontrar en él al nuevo Adolfo Bolea e incluso al recambio de Juanito Mariana, que llegando Acedo al primer equipo hacía las maletas para jugar en el Barcelona.

Además de jugar con la selección andaluza juvenil, en una ocasión estuvo preseleccionado con la entonces selección española B, que entrenaba José Emilio Santamaría. Gracias a esa experiencia, tuvo la fortuna de compartir vestuario con jugadores como Quini, Gregorio Benito, Castro, Planelles...

Acedo siempre puso en un altar a Márquez Veiga, al que consideraba el mejor presidente en la historia del club. Aceptó salir traspasado al Sevilla porque sabía que salvaba la maltrecha economía de la entidad gaditana. Fue un viaje de ida y vuelta porque desde Nervión lo cedieron al Cádiz. Tras 1972, Rayo Vallecano, Ourense y Racing Portuense, donde colgó las botas, fueron sus destinos como profesional. Posteriormente hizo sus pinitos en el fútbol sala con el primitivo Virgili.

Su hijo, Joaquín Acedo Rey, fue jugador de la cantera cadista, pero con 25 años decidió apostar por la fisioterapia para convertirse en un referente en esta parcela.

El duelo es hoy (12:45 horas) en el Tanatorio Servisa. Desde estas líneas este periódico muestra sus condolencias a la familia por tan dolorosa pérdida. Descanse en paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios