"Acepto mi responsabilidad"

  • Gracia se despide asumiendo que no ha sacado "el máximo rendimiento a la plantilla" y confesando que se siente "orgulloso" de haber entrenado al Cádiz · "Espero que mi finiquito se resuelva pronto", escupe

Comentarios 9

Javi Gracia fue ayer una visita en El Rosal. Y eso provocó melancolía, silencios y miradas inhabituales: lágrimas escondidas. El técnico navarro se acercó por la mañana a las instalaciones puertorrealeñas para despedirse de su antigua plantilla y para dar su última rueda de prensa con un entorno vestido de amarillo a su alrededor... "Me marcho orgulloso de haber sido el entrenador del Cádiz y lo estaré todo mi vida", resumió visiblemente emocionado.

La séptima cabeza visible de un banquillo en Segunda División en ser decapitada se despidió de los medios, de los lectores, telespectadores y oyentes, de los aficionados en resumen, flanqueado por Antonio Muñoz y Julio Fernández Peguero. El presidente tomó la palabra: "Son actos que uno no quisiese que se produjesen. Javi nos ha dado bastantes alegrías, nos devolvió a la categoría que nunca debimos abandonar y todos teníamos la ilusión de que él mismo fuera el entrenador que nos subiese a Primera División otra vez. El fútbol es muy ingrato y la ley que no está escrita dice de que los resultados obligan a tomar decisiones, por muy dolorosas que estas sean. Siempre que se toman decisiones, uno se expone a acertar o a equivocarse, pero esta teníamos que tomarla aun sintiéndolo en el alma".

"Quiero agradecerle todo lo que ha hecho por el Cádiz, las satisfacciones que nos dio el año pasado, su entrega y su trabajo, y desearle lo mejor. Es joven, tiene mucho futuro y muchísimas cualidades, y estoy seguro de que el año que viene, entrene donde entrene, triunfará... como triunfó aquí la pasada temporada. Muy pronto lo veremos entrenar en Primera División y cuando eso ocurra me dará mucha alegría. Siempre tendrá las puertas del Cádiz abiertas", concluyó el cordobés.

Javi Gracia agradeció al presidente sus palabras y se despidió mordiéndose la lengua, guardando mil secretos que algún día podrían ver la luz: "Han sido dieciocho meses y parece que fue ayer cuando me sentaba para la presentación en la silla de la sala de prensa del Ramón de Carranza. En este tiempo ha habido para todo: unos once primeros meses en los que todas las cosas fueron muy bien y se consiguieron los objetivos marcados, y unos seis meses últimos en los que los resultados no han sido los esperados. Ante esto se han dado muchas circunstancias, algunas controlables y otras no, pero acepto mi responsabilidad como entrenador y las decisiones que he tomado. Mi responsabilidad como entrenador ha sido sacar el máximo rendimiento a la plantilla con todas las decisiones que eso conlleva: convocatorias, alineaciones y sustituciones. Todas esas decisiones, quiero que quede claro, lógicamente las he tomado con la finalidad de que los resultados fueran los mejores posibles. Hasta ahí ha sido mi responsabilidad, me he entregado al máximo y he intentado que con el máximo de trabajo las cosas fueran bien".

Javi fue agradecido más que Gracia. "En el día de hoy me gustaría dedicar sobre todo la despedida a dar las gracias, sobre todo a la afición por el trato, la comprensión, el respeto y el aprecio que me han mostrado en todos estos meses. Manifestar mi agradecimiento a todos los empleados del club que hacen que día tras día este funcione y especialmente al cuerpo técnico, a mis colaboradores, y a estos jugadores que no tengo ninguna duda que han hecho lo máximo para que las cosas fueran muy bien. Son unos grandes profesionales y unos grandes jugadores y les tengo un gran aprecio y respeto".

"Confío en que todo lo referente a mi finiquito se resuelva pronto y sólo me queda desear mucha suerte al club. Yo personalmente me marcho orgulloso de haber sido el entrenador del Cádiz y lo estaré toda mi vida. El club tiene un patrimonio valiosísimo a todos los niveles y deseo que a partir del sábado le vaya muy bien en cuanto a resultados", concluyó Javi Gracia antes de recibir un fuerte aplauso de despedida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios