Dos trasplantes de riñón de donante vivo en el Puerta del Mar en un mismo día

  • La extracción de los órganos se realizó por la nueva técnica laparoscópica

Comentarios 1

El Hospital Universitario Puerta del Mar realizó el pasado miércoles dos trasplantes de riñón. En ambos casos el órgano procedía de un familiar del paciente, madre y hermana respectivamente, y por tanto de un donante vivo. Para hacer las extracciones se utilizó la técnica laparoscópica (empleando una cámara para visualizar el interior del abdomen), puesta en marcha en el centro sanitario el pasado mes de junio.

El jefe de servicio de Urología del hospital gaditano, José Luis Álvarez-Ossorio, señaló que el resultado de ambas intervenciones fue "perfecto" y que tanto los donantes como los receptores "evolucionan bien, sin ningún tipo de problema".

Para llevar a cabo las dos intervención fue necesaria la coordinación de varias áreas, además del servicio de Urología, del servicio de Nefrología, que dirige el doctor Manuel Rivero, y del de Coordinación de Trasplantes a cargo de Ángel Sánchez.

Gracias a la cirugía laparoscópica, que hace posible que las incisiones para extraer el órgano sean más pequeñas y el postoperatorio dure dos días en lugar de 12, la intervención es más segura. Esto facilita la decisión por parte del familiar de donar uno de sus dos riñones. Precisamente con esta nueva técnica quirúrgica el hospital pretende fomentar los transplantes de donante vivo que implica una serie de ventajas para el enfermo. Desde el Puerta del Mar se ha marcado como objetivo lograr que el diez por ciento de los trasplantes de riñón que se realizan en el centro sea con órganos procedentes de personas vivas.

Una meta ambiciosa teniendo en cuenta que en España este tipo de trasplantes renales no superan el 4,6 por ciento y en Andalucía ronda el 2,5. Es más, aunque el Puerta del Mar se hacen la mitad de trasplantes con donante vivo que se contabilizan en toda la comunidad autónoma, desde que empezaran a realizarse en 1983 no se han hecho más de una veintena de ellos.

En la actualidad existen en Cádiz casi 90 pacientes esperando un trasplante renal y la mitad son menores de 45 años. Fomentar la donación con personas vivas contribuiría a disminuir considerablemente la lista de espera. De esta manera se evita que el paciente tenga que esperar hasta que haya un riñón de un donante fallecido. También se evita que durante el tiempo de espera la persona con insuficiencia renal tenga que someterse por años a hemodiálisis (procedimiento para eliminar las impurezas de la sangre). Esto, además de mejorar la calidad de vida del paciente que no tendrá que acudir periódicamente a dializarse, eleva el número de años de supervivencia del órgano trasplantado. Mientras un riñón de donante muerte suele tener una supervivencia media de entre 13 y 15 años el que procede de una persona viva tiene un buen funcionamiento durante 15 o 20 años.

La primera extracción de riñón por laparoscopia que se hizo en el Hospital Puerta del Mar se realizó el pasado mes de julio, un mes después de la introducción de la técnica. La intervención se hace practicando una incisión por la que se introduce la cámara que hace posible que el cirujano opere, para lo que, además es preciso introducir aire a través de otra pequeña incisión para crear hueco en el abdomen. Por medio de otras dos incisiones se introduce el instrumental del que se sirve el profesional sanitario para separar el riñón, introducirlo en una bolsa y sacarlo por una de las aberturas realizadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios