El alto coste del traslado paraliza las viviendas de Lavandería Europa

  • La propiedad y la asociación de vecinos Tres Torres afirman que ha sido imposible convencer al Ayuntamiento de que permita que se construyan en la zona pisos de renta libre

Comentarios 9

La situación del número 17 de la calle Santo Domingo, donde se ubica la Lavandería Europa, sigue bloqueada tras años de negociación. En esta parcela de cerca de 400 metros cuadrados deberían construirse Viviendas de Protección Oficial (VPO). Pero antes habría que trasladar a la Zona Franca un negocio que emplea a nueve personas, algo que les costaría, según calculan sus responsables en torno al millón de euros.

En este inmueble, que ocupa la lavandería desde hace ya cuatro décadas, el Ayuntamiento pretende hacer una docena de viviendas protegidas, según los proyectos barajados hasta ahora.

Felipe García, propietario de este negocio y del edificio que en él se ubica, indica que quieren mudarse: eso le permitiría modernizar la maquinaria -algo imposible ahora por falta de sitio- y contratar más personal, ampliando la plantilla con cuatro o cinco trabajadores. Además, se asume que este lugar no es el más indicado para mantener una industria de este tipo, entre otras cosas por la dificultad que supone la entrada y la salida de los camiones.

Pero el dinero para costear este traslado debería salir de la venta del inmueble de Santa María, algo imposible si en él se van a construir VPO. "No salen las cuentas", asegura.

Ya en 2005, tras una década de parón de la operación, la propiedad y la asociación de vecinos Tres Torres del barrio de Santa María negociaban con Urbanismo: querían que permitiera que en la finca se construyan viviendas de renta libre, no protegidas. Recientemente, además, ha surgido una nueva circunstancia que permitiría la reforma de cuatro inmuebles de la calle Santo Domingo si el Ayuntamiento lo permitiera: ha surgido un comprador.

Un particular ha adquirido dos edificios situados junto a este, los números 13 y 15, y se ha mostrado interesado en hacerse con el 17 (la lavandería) y el 19. Esta podría ser una posibilidad, que permitiría obtener al negocio los fondos suficientes para su traslado. Según Felipe García, ellos no obtendrían beneficio alguno de esta operación: sólo costearían la mudanza.

Otra posibilidad, que también se ha planteado a Urbanismo, es que sea el propio Ayuntamiento el que indemnizara a la propiedad para poder costear el traslado. Pero aún hay una más, de la que los responsables de la Lavandería Europa no quieren saber nada: la expropiación, pero no creen que Urbanismo adopte esta vía, que también le saldría bastante cara.

La asociación de vecinos del barrio de Santa María comparte plenamente el punto de vista de los dueños de la lavandería: creen que si el edificio dejara de estar destinado a viviendas protegidas se podría desbloquear esta situación. Así, el negocio obtendría el dinero suficiente para trasladarse a una nave en la Zona de unos 1.000 metros cuadrados, que es lo que necesitaría, y se podrían construir viviendas en este inmueble.

La diferencia de tamaño con respecto a la situación actual sería notable para esta industria, ya que Santo Domingo, 17, según datos catastrales, cuenta con 388 metros cuadrados de solar, y una única planta, la baja.

Para Tres Torres, según indican José Rodríguez y Julio Sánchez, presidente y vocal de la entidad, lo fundamental es que se hagan viviendas y que se desbloquee la situación lo antes posible.

Frente a esto, la postura municipal se ha mantenido firme durante los últimos años: las viviendas sociales son necesarias, y más en un barrio como el de Santa María. Por eso hay que respetar la catalogación y no recalificar en el próximo Plan General de Ordenación Urbana, que actualmente está en proceso de elaboración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios