La carga de trabajo obliga a Acciona a destinar a Cádiz hasta cuatro barcos

  • La situación de Trasmediterránea es ya similar a la que mantenía antes de anunciar en septiembre de 2006 su salida casi total del puerto gaditano · Se mueven a la semana más de 600 contenedores

Comentarios 1

Trasmediterránea sigue dando tumbos en Cádiz. En septiembre de 2006 anunciaba el desmantelamiento casi total de su actividad portuaria en el muelle gaditano, dejando únicamente dos buques en servicio. Medio año más tarde comenzó a reforzar su menguado servicio con barcos de apoyo. Y ahora, ha comenzado el 2008 culminando el proceso de rectificación hasta el punto de que en enero se ha retornado a la posición anterior a septiembre de 2006: cuatro buques en funcionamiento y un movimiento de contenedores superior a los 600 a la semana.

El plan de trabajo que la empresa anuncia para la semana próxima la presencia en los muelles gaditanos de los barcos Superfast Levante (uno de los más modernos de su flota), Fortuny, Celtic Sun y Tor Anglia. En total serán seis salidas con un movimiento de contenedores que puede superar los 650 contenedores, cuando antes de la 'crisis' se movían unos 625.

En la primera semana de enero también se repitió la situación que se vivirá a partir del lunes, con cuatro barcos, mientras que durante el resto del mes se ha trabajado con tres barcos y cuatro trayectos semanales. En enero de 2007 el puerto gaditano vio reducido en un 35 por ciento su movimiento de contenedores, ante la marcha parcial de Trasmediterránea. Un año más tarde las cifras se prevén especialmente positivas tras la marcha atrás de la naviera perteneciente al grupo Acciona.

Ha sido la importante carga de trabajo acumulada la que ha llevado a la Trasmediterránea a apostar de nuevo por Cádiz, algo que los rectores de la Autoridad Portuaria ya advertían a los directivos de Acciona.

La empresa multinacional pretendía, a finales de 2006, apostar por los puertos de Barcelona y Valencia, con el apoyo del de Algeciras, en sus rutas con Canarias. El tiempo ha dado la razón a los técnicos portuarios gaditanos ya que los transportistas han preferido seguir viajando hasta Cádiz hasta el punto de que Trasmediterránea ha anulado la travesía desde Valencia mientras que desde Barcelona los buques salen a medio llenar.

En todo caso, la Autoridad Portuaria desconocía ayer cuál iba a ser el plan de trabajo de Trasmediterránea en los próximos meses y si mantendría esta línea de crecimiento, que se ha ido reforzando de forma considerable desde mediados del año pasado.

El puerto gaditano empezó su último ejercicio con una reducción de un 35 por ciento en su carga de negocio, porcentaje que fue disminuyendo a lo largo del año hasta quedar en un apenas un 22 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios