Reforma Mejoras en el foso anexo al Baluarte de Santa Elena

Un terreno con limitaciones

  • Un renovado jardín, un sistema de riego y farolas son las únicas actuaciones previstas por el Ayuntamiento en el protegido foso de las Puertas de Tierra

Comentarios 3

Un jardín, un sistema de riego por goteo automatizado y varias farolas. Éstas son las actuaciones previstas por el Ayuntamiento de Cádiz en el foso de las Puertas de Tierra anexo al Baluarte de Santa Elena y donde estaba situada la antigua guardería infantil El Pelíkano.

Ya se han iniciado los trabajos de arreglo de este espacio de la ciudad de unos 3.200 metros cuadrados. Se ha limpiado la zona ajardinada conservando la treintena de 30 árboles y palmeras de diferentes especies que hay sembrada en el lugar, y en esta semana se ha realizado la nivelación de ese terreno mediante aporte de tierra vegetal con el fin de convertirlo en una pradera de césped.

En cuanto a nuevas instalaciones, sólo se contemplan en el proyecto las mencionadas anteriormente, la red de riego y el alumbrado.

No está prevista, por tanto, la colocación de mobiliario urbano ni de carteles informativos sobre la muralla o el torreón en esta zona de acceso a la puerta trasera de la estación de trenes. Los trabajos, que cuestan 64.000 euros, tampoco contemplan la instalación de ninguna actividad hostelera que permita disfrutar de los jardines, algo que, por otra parte, tampoco es tan fácil como pudiera parecer en un primer momento.

Este foso está protegido, por lo que cualquier actuación que se realice en la zona debería contar con el visto bueno de la Delegación Provincial de Cultura en la Junta de Andalucía. Y la nueva ley de patrimonio andaluza es especialmente cuidadosa en lo que a contaminación visual de los monumentos se refiere.

El otro foso, en el de Columela, ha permanecido décadas con tan sólo un acceso subterráneo que parte del instituto debido a que la Junta no permitía la construcción de uno directo desde la calle, esto es, una escalera. Era frecuente el acceso de los chavales que usaban como escala una valla de obra apoyada sobre el muro, con el consiguiente riesgo. Finalmente, Cultura ha permitido crear una escalera, aunque de madera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios