El consiliario

Que no suenen las horquillas

Comentarios 16

Julio Pardo compuso una marcha para la Semana Santa que se llamaba Que suenen las horquillas. Más típico no lo hay. Sin embargo, a este consiliario le espanta la idea de escuchar a ese manigueta rompecalles elevando esa horquilla hasta dejar su brazo prácticamente recto y estrellándola sobre la rampa metálica que se ha puesto en el Palillero. Vamos, un sonido de lo más cofrade. Ahí que se olviden por un momento de la marcha de Julio Pardo y que sólo rocen el suelo para no romper la magia y la obra de arte que se forma con la música, el movimiento del paso y el fervor hacia las imágenes. Todo lo demás será un auténtico pastiche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios