"La solución a la crisis energética está en la luz y el hidrógeno"

  • Manuel Losada, Premio Príncipe de Asturias de la Investigación, estuvo ayer en los actos conmemorativos del 150 aniversario del Colegio de Farmacéuticos de Cádiz

La luz. Ahí está la clave para poner solución a los problemas energéticos. Al menos así lo cree el Premio Príncipe de Asturias de la Investigación Científica y Técnica, Manuel Losada, que estuvo ayer en Cádiz con motivo de los actos conmemorativos por el 150 aniversario del Colegio de Farmacéuticos de Cádiz.

"La luz es la fuente de energía universal; todo el mundo vivo depende de ella". Es más, es el motivo que hace que las plantas viertan oxigeno a la atmósfera, de que lata el corazón, e incluso de que exista el carbón, el petróleo o la madera. Losada, que obtuvo el Príncipe de Asturias precisamente por sus investigaciones sobre la fotosíntesis y la bioconversión de la energía solar, declaró que lo que se trata es de "hacer los lo mismo que hacen las plantas". En estas, gracias a la luz, se produce un proceso de separación del agua en dos componentes, el oxígeno, que expulsan, y el hidrógeno, con el que se quedan y que es esencial en importantes procesos energéticos. De manera gráfica el profesor e investigador explicó que "el corazón, que utiliza el fosfato para latir, es capaz de llenar una bañera de sangre en una hora. Esto es gracias al alimento y todo proviene de la luz del sol".

El prestigioso bioquímico cree que el camino para la solución de los problemas energéticos puede estar precisamente en la luz. Esta carencia, considera Manuel Losada, de hecho hará que uno de los campos de investigación más fructíferos durante los próximos años tendrá que ver con la energía.

Y como profesional dedicado por muchos años a la investigación aportó una serie de apuntes al respecto sobre el papel que tiene hoy España en este aspecto. Señaló que, mientras en el siglo pasado existían figuras aisladas que destacaban en el ámbito científico, "hoy esas luces aisladas han ido prendiendo llamas y se ha producido el incendio". De esta manera reflejó la forma en que se han ido creando escuelas y líneas de investigación que además ya no sólo se realizan en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona sino que se extiende a todos los lugares como ocurre en el caso de Cádiz, donde se ha dado un importante impulso investigador en los últimos años.

Asegura Losada que la revolución científica se produjo a partir de la mitad del siglo pasado y que, gracias a ello, España ocupa hoy un importante lugar a nivel mundial con publicaciones en las mejores revistas internacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios