Un sistema de tallas que vuelve loco

  • Crea confusiones a la hora de adquirir las prendas e imposibilita la certeza de regalar algo a la medida

Comentarios 2

El Ministerio de Sanidad y Consumo hizo público un comunicado en el que señalaba su intención de terminar con el sistema de tallas actual, que está vigente desde hace más de treinta años y que crea numerosos problemas a las mujeres que adquieren ropa. El objetivo es crear un sistema bueno que permita a la mujer saber que la ropa le va a sentar bien. Como señala Diana Quirós, una chica que compraba el viernes en Columela, "con tanto lío de tallas una no puede comprar rápido, tiene que probárselo todo".

Según datos de Sanidad, el 86 por ciento de las españolas tienen un peso saludable y, sin embargo, más de un 40 por ciento tienen problemas para encontrar su talla. Manuela, una de las encargadas de la sección de señoras de la céntrica tienda Isi, habla de la necesidad de "igualar las marcas, como sucede con las de caballeros, ya que el único problema que tienen los hombres es pasar de pulgadas a centímetros dependiendo de si el producto es europeo o americano". Comenta que "el problema es que cada fabricante hace una cosa y le pone la talla que quiere, y así es imposible, si se unificasen sería mejor para todos, tanto para el cliente como para nosotros". Destaca, por último, "la imposibilidad de estar seguro de regalar lo correcto ante la problemática de la talla, que no garantiza que lo adquirido le vaya a quedar bien ya que hay fabricantes que, por ejemplo, hacen una 38 muy pequeña, y eso descoloca al consumidor".

Así pues, si un hombre se compra un pantalón en una tienda con una talla determinada podrá adquirir otro en un establecimiento diferente sabiendo que va a quedarle bien, pero una mujer no puede hacer lo mismo. Como comenta la consumidora María Flores, "yo tengo una 36 en un sitio, una 38 en otro y una 40 en el de más allá, vamos, como para que mi novio el pobre me compre una camiseta o un pantalón por mi cumpleaños".

Otro de los problemas a los que se enfrentan muchas mujeres es la cantidad de ropa de talla demasiado pequeña que hay en las diferentes tiendas. "No es normal que haya la misma cantidad de 32 que de 38, tú no ves por la calle a chavalitas delgadísimas por todas partes, creo que la medida estándar de la española es otra", comenta indignada María Flores.

Continúa afirmando que "en muchas tiendas no traen prendas de más de una determinada talla, algo que es incomprensible, ya que la mayoría de las mujeres estamos al límite de la talla que utilizamos y creo que es una forma de hacer que las mujeres se obsesiones con adelgazar para poder comprarse las cosas".

Un porcentaje relativamente alto de jóvenes españolas usan una talla demasiado pequeña para sus edades, lo que implica que sufran bulimia o anorexia, pero la mayoría de ellas dicen estar contentas con sus cuerpos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios