El restaurante de Santa María del Mar tendrá 260 metros construidos

  • Izquierda Unida y el Partido Andalucista coinciden con los socialistas en que la actuación prevista por el gobierno local incumple la actual normativa urbanística

Comentarios 51

El restaurante que se hará en la plaza de Santa María del Mar, con dos plantas, tendrá 252,38 metros cuadrados útiles y 260,39 construidos. Dispuesto en forma de arco en torno a la rosa de los vientos que dibuja el pavimento de la zona, le restará bastante espacio a un lugar hasta ahora reservado para el uso ciudadano.

En esto se basan las críticas que en los últimos días le han llovido al proyecto; en esto, en que sólo el PP -que para eso lo ha aprobado- le ve justificación desde el punto de vista urbanístico y en que el Ayuntamiento gaditano aportará unos 250.000 euros para construir un restaurante que seguirá el modelo del punto de información turística de Canalejas.

El lunes fue el PSOE el que preguntaba qué normas del Plan General de Ordenación Urbana permitían construir en una plaza adscrita a los sistemas generales (zonas libres), porque cuando ellos leían ese texto se encontraban con que sólo eran autorizables "recintos cubiertos pero no cerrados, destinados a proteger el paseo de inclemencias atmosféricas, actividades musicales al aire libre y otros usos semejantes de esparcimiento". También se permiten quioscos de 20 metros cuadrados y de 4,5 de alto como máximo.

El PSOE recibió como respuesta que la estructura es desmontable. Hoy, Izquierda Unida pone en cuestión esta respuesta. "Dudamos que una instalación que es como un restaurante con dos plantas tenga una estructura fácilmente desmontable", dice el concejal de la formación en el Ayuntamiento gaditano, Sebastián Terrada.

Pero IU pone el acento en el tema de las superficies porque el restaurante contará con una construida que "multiplica por trece la prevista en el PGOU vigente. Esta circunstancia avala que el Consistorio no cumplirá con la normativa urbanística lo que nos parece especialmente grave y ahora entendemos porque Ignacio Romaní, delegado de Urbanismo, justifica esta instalación solamente porque es desmontable". Cree que el gobierno local debería aclarar si la aportación del 50% del coste del proyecto "se hace normalmente o esta es una excepción" y no la cree "moralmente plausible" por las "enormes carencias" de la ciudad.

El Partido Andalucista también ha reaccionado en apoyo de la protesta ciudadana convocada para ayer, que reunió a casi un centenar de personas, y ve "indignante que se pretenda entregar a un privado esta zona pública con la excusa del desarrollo económico de la ciudad cuando justo debajo existe un enclave destinado a la instalación de un restaurante y que se encuentra en su mayor parte desocupado. Con un gasto municipal "mucho menor" se pondría en valor sin restar zonas libres, asegura Diego Boza, secretario local del PA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios