La nueva playa que quiere crear Costas no afectará a la Alameda

Comentarios 0

La Demarcación de Costas Andalucía Atlántico está redactando ya el proyecto de creación de una nueva playa en la zona costera que se ubica junto a la Punta de San Felipe. Anunciado hace un año y medio, el plan de Costas fue rechazado de pleno por el Ayuntamiento, que descartó que nunca se fuera a hacer realidad el proyecto. No obstante, Costas sigue manteniendo su idea. De hecho, en la Demarcación se ha recibido ya el resultado de un informe de impacto ambiental realizado por la empresa Tecnoambiente, que resulta favorable a esa iniciativa.

Sin embargo, en el proyecto que ahora se está redactando hay una novedad muy significativa con respecto a lo sabido hasta ahora: en mayo de 2006 el Ministerio de Medio Ambiente dijo que la playa tendría una primera fase justo en el rincón que forma la línea de costa tras el llamado botellódromo, y donde ya existe una playa incipiente conocida como la Calita. Posteriormente, la playa se ampliaría hasta el baluarte de la Candelaria. Con el plan actual, la actuación acabaría en aquella primera fase, limitándose a una superficie estimada de 25.000 metros cuadrados.

El jefe de la Demarcación, Federico Fernández, asegura que no hay inconveniente en la creación de esta nueva playa en el casco antiguo de Cádiz, "porque el informe ambiental no ve ninguno". "Si el proyecto es viable, si se asegura la estabilidad de la arena, no hace falta una infraestructura de apoyo relevante, no afecta al medio ambiente y das opción a tener una playa en el casco antiguo a la que la gente pueda ir caminando; y si además puede tener un aprovechamiento turístico que beneficie a los establecimientos hosteleros del centro ¿dónde está el problema", se pregunta Fernández.

El responsable de Costas cree que las críticas que suscitó en principio la idea, de parte del Ayuntamiento y otros partidos, fueron precipitadas, "puesto que no había un proyecto definitivo". No obstante, dice que él no se posiciona, "porque debe ser el Ayuntamiento el que dé el sí, ya que que será el municipio el que tenga que gestionar el equipamiento, que al fin y al cabo estará dentro del ámbito urbano".

De hecho, Costas ya ha remitido el informe al Ayuntamiento, al mismo tiempo que al Ministerio, "como deferencia, a pesar de que debe ser Madrid quien lo remita posteriormente tanto a la Junta como al Gobierno municipal".

Fernández admite que hay dos "factores limitadores" aún por resolver: la procedencia de las arenas, que se desconoce aún aunque parece que estaría asegurada; y todo lo que afecta al acceso a la futura playa, porque hay una muralla protegida, y porque todavía no se ha hablado con Cultura.

El proyecto en el que trabaja Costas habla de "crear una playa de pequeñas dimensiones" que tendría como consecuencia positiva, además de las mencionadas, la retirada y limpieza de los residuos presentes en la zona, efecto en su mayor parte de la movida juvenil en el botellódromo. La actuación prevista consiste en el vertido de unos 100.000 metros cúbicos de arena y la construcción de una escollera de abrigo, en realidad un dique semisumergido de 170 metros de longitud, para la contención de dicha arena. Además se limpiaría la zona de las rocas existentes, que se reutilizarían en la construcción de la escollera. El resultado sería una playa de 25.000 metros cuadrados de superficie, una anchura entre la orilla y la muralla de 120 metros en bajamar, y una longitud de 250 metros. El presupuesto aún no está definido.

más noticias de CÁDIZ Ir a la sección Cádiz »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios