La publicidad viene a Cádiz

  • Marçal Moliné, uno de los grandes publicistas españoles, visita la capital con una apretada agenda

El reconocido publicista Marçal Moliné vuelve a Cádiz por segunda vez en pocos meses con una apretada agenda. Además de participar como jurado en el concurso que se llevará a cabo para elegir cuál será el diseño que se emplearán para los actos del Bicentenario de la Constitución de 1812, pronunciará dos conferencias: una acerca de la relación entre retórica y publicidad en la Facultad de Filosofía y Letras y otra sobre la importancia de la creación de marca para las pymes en la Confederación de Empresarios de Cádiz. Moliné ya estuvo en la capital gaditana con motivo de las primeras jornadas sobre creación publicitaria de la Asociación de Empresas de Publicidad y Diseño Gráfico de Cádiz (AEPD).

Hoy lunes en un acto organizado por la Universidad de Cádiz y la AEPD y en el que colabora Diario de Cádiz, estará presente en el aula magna de la Facultad de Filosofía. 'De Aristóteles a la Coca-Cola. Retórica y Publicidad', por cuanto Aristóteles es uno de los pensadores clásicos padres de la retórica y la Coca-Cola el icono de la publicidad, es el título de una conferencia donde precisamente se relacionan estos dos campos.

En la charla, el considerado como uno de los grandes de la publicidad española hablará de cómo "la ciencia de la comunicación publicitaria consiste, precisamente, en aplicar el conocimiento que se tiene acerca del funcionamiento de la mente humana", principio en el que se basa la retórica.

La publicidad es hoy eso. El profesional de la 'persuasión' sabe cómo hay que actuar y cómo debe hacerse un anuncio; qué anuncio funcionará y cuál no según sepa pulsar los resortes que hacen que el anuncio alcance su finalidad de llamar la atención y ser correctamente comprendido y guardado en la memoria. Como explica Marçal Moliné en su blog, "resortes claros y eficaces que nos permitan provocar su recordación aunque el público no quiera; cosa muy necesaria, porque los anuncios raramente cuentan con un interés previo".

El anuncio se pierde en un cúmulo de estímulos que recibe el público, así, como él explica "nuestro anuncio no tiene asegurado el recuerdo sólo porque hayamos pagado por difundirlo". Para que permanezca, para que se recuerde, Moliné planteará hoy una fórmula básica de los anuncios de éxito: Incertidumbre-Inferencias-Descubrimiento. Esto es, para conseguir ser recordados los buenos anuncios tienen que provocar excitación intelectual, emoción e incertidumbre. Hacer que el receptor busque una solución a lo que se le plantea y 'descubra' el anuncio.

También hablará acerca de los antecedentes de la publicidad pues hay que tener en cuenta que esos resortes se conocen desde hace miles de años. La pedagogía, entiende Moliné, fue la primera ciencia en estudiarlos y aplicarlos. Y, de hecho, la publicidad es "una profesión nueva pero el objetivo que tiene que alcanzar tiene una tradición milenaria: la ciencia y la experiencia acumulada de los pedagogos", reseña el publicista.

Partiendo de estas premisas previas el conferenciante llegará a plantear la gran diferencia existente entre una publicidad hecha de un modo profesionalmente poco maduro y una publicidad basada en la ciencia y apoyada en la solidez y efectividad del arte del creativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios