"El problema es que el solar de la Ciudad de la Justicia nace pequeño"

  • El magistrado Antonio Marín afirma en un debate organizado por el Colegio de Graduados Sociales que no va a haber ninguna posibilidad de crecimiento

Comentarios 8

"El problema de la Ciudad de la Justicia es que el solar ya nace pequeño". El magistrado de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Cádiz tiene serias dudas de que este inmueble venga a solucionar los problemas de espacio que tienen los juzgados en Cádiz,. Así, puso como ejemplo el caso de Jaén, donde afirmó que teniendo la mitad de órganos judiciales cuenta con el doble de espacio.

En este sentido, Marín añadió que lo que tiene claro es que "no hay posibilidad de crecimiento en el futuro por lo que en cinco o diez años podemos volver a tener los mismos problemas que ahora se plantean". Precisamente, en Cádiz hay una gran dispersión de sedes judiciales, ya que hay hasta seis lugares para albergar todos los órganos.

Esta fue una de las ideas que se puso ayer de manifiesto en el debate organizado por el Colegio de Graduados Sociales de Cádiz y que tuvo lugar en el Instituto de Fomento, Empleo y Formación de Cádiz. En el mismo intervinieron, además de Antonio Marín, la magistrada decana de los Juzgados de Cádiz y juez de lo Mercantil, Nuria Orellana; el magistrado del juzgado de lo Social de Algeciras, Juan de Dios Camacho Ortega; el fiscal coordinador de Jerez, Francisco García Cantero; el abogado y jefe de la asesoría jurídica del Ayuntamiento de Cádiz, Ignacio Pérez Córdoba; y el graduado social Juan José Álvarez Leiva. El coloquio, que llevaba por título La actual situación de la justicia en España, estuvo moderado por el presidente del colegio organizador, José Blas Fernández.

En el debate salieron a relucir muchos conceptos y reflexiones a la hora de analizar la situación actual y proponer soluciones. Desde una casi unanimidad de que el problema principal se plantea en el ámbito de lo penal, a una mejora generalizada de la formación en todos los niveles, el cambio de la oficina judicial y, también una mejora de la imagen.

Antonio Marín señaló que hay que distinguir entre el funcionamiento real de la justicia con la imagen que se da en ella y abundó también en que es necesario ya una reforma del ámbito penal, que data del siglo XIX.

El poder de dirección sobre los funcionarios es otro de los problemas con los que se encuentran los jueces, tal y como apuntó Nuria Orellana, "que a veces nos encontramos con muchas más carencias de lo que la gente se podría imaginar".

García Cantero habló de "desidia y desinterés" por parte de los políticos para arreglar el tema de la justicia "ya que con esta ni se ganan ni se pierden elecciones". Además, dijo algo muy interesante y es que tiene la sensación "de que siempre hemos ido por detrás de los acontecimientos porque nunca ha habido un plan a largo plazo para erradicar problemas".

Se habló mucho de la mediación y la conciliación, como lo hizo el magistrado Juan de Dios Camacho, lo cual podría permitir desahogar algo los juzgados. Este también pidió una mayor formación en muchos aspectos como las técnicas de negociación para todos los profesionales del ámbito de la justicia.

Ignacio Pérez Córdoba habló de priorizar "a la hora de organizar una burocracia".

Se hablaron de muchos casos concretos. Nuria Orellana se refirió al tema de los juicios rápidos, que al final lo que está produciendo un aumento de las sentencias sin ejecutar ya que una vez que se tiene la vista, la sentencia pasa al Juzgado de Primera Instancia. Por último también se sacó a relucir temas como que había que hacer un esfuerzo por parte de cada uno para mejorar el sistema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios