Los primeros pasos del nuevo Consejo

  • Juan Carlos Jurado tomará posesión como presidente el día 22 y antes de que acabe el mes se decidirá pregonero y vía crucis

El presidente electo del Consejo de Hermandades, Juan Carlos Jurado, tomará posesión el día 22. El presidente electo del Consejo de Hermandades, Juan Carlos Jurado, tomará posesión el día 22.

El presidente electo del Consejo de Hermandades, Juan Carlos Jurado, tomará posesión el día 22. / joaquín hernández kiki

Comentarios 1

Juan Carlos Jurado recibió en la noche del martes el respaldo más contundente que se recuerda a un candidato a la presidencia del Consejo de Hermandades. 31 de los 36 votos posibles apoyaron el proyecto del que hasta ahora era segundo de a bordo en Cobos (votando en blanco tres hermandades y ausentándose de la convocatoria el hermano mayor de la Esclavitud, por enfermedad, y el comisario del Santo Ángel); un resultado que Jurado recibe "con mucha alegría, mucha ilusión y mucha responsabilidad porque es mucha tarea la que hay que realizar en cuatro años". De hecho, se muestra sorprendido por el amplio respaldo, que cree se ha conseguido "por la esperanza y la ilusión que se ha podido trasmitir por ese cambio que habíamos basado en la unidad, la transparencia y la colaboración entre todos". Pero él lo tiene claro: "tanta confianza hay que devolverla y eso supone una responsabilidad muy grande". "El resultado apabulla incluso. A mí me compromete mucho más", añade.

Conseguido este casi unánime respaldo, ahora toca empezar a trabajar -o seguir trabajando, ya que la candidatura de Jurado se puede considerar continuista con respecto a la etapa de Martín José García- en un calendario que además se aprieta bastante al haberse retrasado estas elecciones hasta septiembre en lugar de celebrarse en junio.

El próximo día 22, viernes, es cuando está previsto que la nueva permanente tome posesión de su cargo, en una ceremonia que se celebrará en la iglesia de Santo Domingo.

La víspera de esa toma de posesión es cuando el equipo de Juan Carlos Jurado celebrará la primera de las reuniones, en la que el nuevo presidente quiere repartir los distintos cargos y responsabilidades entre los trece miembros que lo acompañarán estos cuatro años. Poco ha trascendido hasta ahora sobre la responsabilidad que ocupará cada consejero, estudiando el presidente la posibilidad de crear dos vicepresidencias, una de ellas vinculada directamente al área económica -que ha sido una de las reclamaciones que con más fuerza han trasladado los hermanos mayores-.

Una vez configurada la nueva permanente y tomada posesión de cada cargo, la tarea más inminente del Consejo será el nombramiento de la imagen que presidirá el vía crucis del primer lunes de Cuaresma y la persona que pregonará la Semana Santa el Domingo de Pasión en el Gran Teatro Falla. El primero de estos nombramientos no preocupa a la permanente, puesto que la norma no escrita de que cada año presida una imagen distinta hace que sólo queden por hacerlo Prendimiento y Despojado, siendo la cofradía de Bendición de Dios la que protagonice el acto penitencial de 2018 (y la de Salesianos, por tanto, en 2019). Ambos nombramientos se quieren decidir antes de que finalice este mes de septiembre (es decir, en la semana del 25 al 30, una vez que haya tomado posesión la permanente).

Y cumplido todo esto en apenas dos semanas, será hora de afrontar el gran reto del proyecto de Juan Carlos Jurado: la reforma de la carrera oficial. Para ello, el elegido presidente informa que el primer paso consistirá en ultimar el estudio que se ha venido realizando sobre esos cambios que se quieren plantear; estudio que incluirá tanto planteamientos horarios y de recorridos como la distribución y numeración de las sillas de la carrera oficial, para contar con datos exactos que presentar posteriormente a las hermandades.

Finalizado este estudio, comenzarían la ronda de reuniones con las penitenciales, que se quiere hacer por cada uno de los días de la Semana Santa, para trasladar cómo quedaría esa nueva carrera oficial que se va a plantear. Y si las reuniones prosperan, el último paso sería elevar la propuesta de cambio -siempre presentada de forma experimental para 2018, para contar con una base práctica sobre la que ir trabajando en el futuro- al pleno de hermanos mayores. "Lo ideal es que a finales de noviembre o principios de noviembre estuviera ya decidido todo, teniendo en cuenta que la Semana Santa de este año es antes y los plazos, por tanto, son más limitados", expone al respecto Jurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios