La primera criba antes del triunfo

  • Decenas de gaditanos acudieron a Procasa para comprobar las listas de admitidos y excluidos de cara al sorteo de 36 viviendas protegidas en la calle García de Sola que se celebrará en noviembre

Natalia Herrera llamaba a su novio nada más comprobar que su nombre estaba en la lista provisional de solicitudes admitidas para optar a una de las 36 viviendas protegidas que el Ayuntamiento venderá en García de Sola. A tenor de su alegría, ¿qué no haría Natalia si en el sorteo de noviembre le tocara el piso? "Ya hemos dado el primer paso", decía Natalia en las oficinas de Procasa, que ayer eran una feria. El optimismo por bandera. A ella, como a los casi 6.000 que aparecen en las listas de admitidos, aún le espera la aparición del listado definitivo a finales de septiembre o principios de octubre y el Día 'D' a la Hora 'H' del sorteo. Una chica con el escepticismo pintado en la cara dijo "es más fácil que te toque la Primitiva". Y lo clavó.

"Pago 500 euros de alquiler y esta es la única oportunidad de conseguir algo a un precio razonable". Natalia está en la misma situación que muchos gaditanos, algunos de los cuales estaban ayer en Procasa. 600 euros paga David Bermúdez, qua acudía para comprobar si el nombre de su novia estaba entre los elegidos. "Estamos muy contentos", aseguraba David.

José Manuel Moscosio entraba con prisas. Faltaba poco para el cierre de las oficinas cuando se lanzó hacia la lista de solicitudes excluidas. "Siempre me tiro de cabeza primero a estas listas porque ya han sido muchas las decepciones", afirmaba. Una vez que comprobó no estar entre los no agraciados, Moscosio respiró al verse en la lista de los admitidos. "Vivo en un bajo sin luz con mi hija y mi mujer, y pago 300 euros", señala quien ansía una casa de propiedad. José Manuel ironizaba sobre las cribas que hay que pasar hasta el sorteo. "Como el Concurso del Falla, más o menos", argumentaba.

María Fernández Quirós vive con sus padres. "Ya es hora de independizarme, aunque para eso hay que tener mucha suerte", apuntaba. Se mostraba "contenta" por estar en la lista buena, aunque añadía que no se quiere hacer "muchas ilusiones".

Procasa era un hervidero desde que se conoció por la mañana la publicación de las tres listas: cupo general, cupo de movilidad reducida y cupo de otras minusvalías. Más de uno y una fotografiaron con sus móviles la lista para certificar que estaban en ella y enseñar la prueba documental a sus familiares, con quienes querían compartir la simple felicidad de estar en un listado de solicitudes admitidas.

En la cara B se encontraban los excluidos. La mayoría de los que se vieron en la lista maldita aprovecharon para pedir explicaciones en el mostrador de Procasa. Algunos no estaban ni en la de admitidos ni en la de excluidos, lo que parecía un fenómeno paranormal. El plazo de reclamaciones se extenderá hasta el 25 de julio.

De las 36 viviendas a sortear, una será para personas con movilidad reducida y otra para las que acrediten otras minusvalías. Del número total de pisos, 12 son de tres dormitorios, 23 de dos y uno de uno. La superficie útil de estas viviendas oscila entre 42,70 y 67,35 metros cuadrados.

La suerte está echada. En noviembre tocará el 'Gordo' a 36 familias gaditanas un mes antes del sorteo de Navidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios