david navarro. concejal de economía y hacienda del ayuntamiento de cádiz

"No podemos bajar los impuestos, pero lo que no haremos es subirlos"

  • "Hasta que no hemos tenido conocimiento oficial del porcentaje que se incrementaba el valor catastral no hemos querido proponer la bajada del tipo impositivo que existe ahora"

El concejal David Navarro posa en una imagen de archivo. El concejal David Navarro posa en una imagen de archivo.

El concejal David Navarro posa en una imagen de archivo. / julio gonzález

Comentarios 3

-¿por qué no se ha convocado antes el Pleno para proponer la bajada del gravamen que congele el IBI tras la revisión catastral si se sabía desde hace meses que esto iba a suceder?

-Hombre, se sabía porque tenemos un borrador de los Presupuestos Generales del Estado en el cual se decía, o se vislumbraba, que esa subida que afectara al IBI de Cádiz podía ser del 1,5%. Pero era un borrador, y nosotros no podíamos estar especulando en que ese borrador fuera definitivo o no. Entonces pensamos que lo más responsable era esperar a que el consejo de ministros lo confirmase. Llevamos tres semanas esperando a ver si el consejo de ministros se decidía a hacerlo oficial pero eso no pasó hasta el pasado viernes. Una vez que supimos de esa notificación, este martes, primer día hábil, lo que hicimos fue convocar el Pleno extraordinario para compensar esa subida bajando el tipo impositivo que existe actualmente. Pero sabemos que tenemos hasta el 1 de marzo para hacerlo.

-¿Y cuáles son los pasos a dar ahora?

-Pues una vez que el Pleno lo apruebe hay que esperar alegaciones y pasado este periodo se ratificará la medida en un Pleno posterior. Tenemos tiempo holgado para poder hacer esta variación antes del 1 de marzo.

-¿Esperan un apoyo unánime de todos los grupos municipales en el Pleno a esta propuesta del gobierno local de congelar el IBI?

-Los mismos que han sido tan rápidos a la hora de insultarnos de nuevo, de llamarnos incompetentes, de decir que nos habían avisado hace tiempo de lo que pasaría, ellos que son tan responsables y tan jurídicamente perfectos, pues se llevaron una sorpresa cuando fueron convocados con urgencia para este Pleno del viernes para compensar esa subida y que el IBI no les cueste más a los gaditanos. Imagino que igual de rápidos que han sido a la hora de condenarnos lo sean para levantar la mano y ayudarnos a aprobar esta medida.

-En caso de no haber decidido esta congelación, ¿en cuánto se incrementaría el IBI a cada gaditano?

-Pues no hemos hecho ni siquiera un simulacro para ver de cuánto sería esa subida, pero lo que sí tenemos claro es que nosotros no vamos a subir impuestos.

-Ni bajarlos.

-No, tampoco lo tenemos contemplado. Hay ayuntamientos, como el de San Fernando, que sí lo han hecho después de haberles afectado esta revalorización catastral, pero por desgracia la situación económica de ambos ayuntamientos es diferente, ya que mientras que ellos tienen una deuda viva de unos 40 millones de euros a final de año, nosotros arrastramos una con 200 millones de euros más. Ya me gustaría a mí poder bajar los impuestos, pero al menos lo que no vamos a hacer es subirlos.

-Porque el IBI es un ingreso fundamental para la maniobrabilidad de los ayuntamientos ¿no es así?

-Sobre todo para el Ayuntamiento de Cádiz. Porque si empezamos a compararnos con otras localidades de la Bahía vemos que tienen un término municipal mucho más grande que el que maneja Cádiz, que tiene una condición casi insular. Nosotros es que en tema de ingresos tenemos sota, caballo y rey: tenemos el IBI, la PIE, Patrica y poco más. Si empezamos a aminorar los ingresos que podamos reunir con nuestra situación económica vamos a tener que poner un cartel diciendo cerrado por balance en la puerta del Ayuntamiento.

-Una vez que el Pleno apruebe esta medida ¿cuáles son los pasos a seguir? ¿Se aprovechará para realizar otros cambios en las ordenanzas fiscales?

-No podemos plantearnos esa modificación de alguna tasa o algún impuesto porque el Pleno es exclusivamente para contemplar esa bajada del tipo impositivo y que no sufran los gaditanos el incremento del IBI por la revisión del catastro. Se podría haber hecho hace tiempo, pero quizá el tirón de orejas habría que dárselo al Gobierno central, que es quien tendría que haber anunciado hace mucho el porcentaje que afecta a cada municipio.

-¿Y es normal que no se revise el valor catastral desde el año 96?

-Esto es una solicitud que se hizo con el gobierno del Partido Popular, porque había unas cantidades que estaban obsoletas y que no estaban revisadas. Entonces no sólo se concedió al Ayuntamiento de Cádiz sino a todos los que así lo solicitaron. Es cierto que el catastro debería revisarlo el Gobierno de oficio, sin que nadie lo pida, cada cierto tiempo, cuatro o cinco años, viendo cómo evoluciona el mercado inmobiliario, el coste de la vida en general.

-En cuanto al IBI de Cádiz, ¿esas ayudas que tenía el Ayuntamiento aprobadas para personas con pocos ingresos o familia numerosas se van a mantener?

-Sí, eso sigue igual. Tenemos que decir que el IBI no se puede bonificar como tal, porque es un impuesto que grava directamente sobre la titularidad de la propiedad inmobiliaria en este caso, entonces el Ayuntamiento lo que contempló fueron una serie de subvenciones a la hora de atender los casos de una necesidad social evidente.

-Cambiando de tema, ¿cómo van los nuevos presupuestos?

-Pues tenemos la tranquilidad de que tenemos el trabajo ya hecho desde hace varios meses. De todos es sabido que hemos tenido, y seguimos teniendo, alguna controversia con nuestros socios de gobierno a la hora de llegar a un acuerdo. Es compromiso del alcalde, y del que habla, que tengamos los presupuestos a la voz de ya, prestos y dispuestos para que puedan ser utilizados durante este año, para que no nos pase que se acabe 2018 y no tengamos la ejecución total de los mismos. La intención, y así el alcalde lo ha manifestado, es que una vez que pasen estas fiestas empezar a negociar con el PSOE para intentar llegar a un acuerdo con intención de tener el máximo consenso a la hora de tener el presupuesto. Ojalá podamos cerrarlo a finales de este mes de enero o, como mucho, el de febrero.

-¿Le molesta el hecho de que el alcalde haya dicho que va a negociar personalmente con el PSOE porque los socialistas no ven en usted un interlocutor válido tras su reprobación plenaria?

-Yo, desde el 14 de junio de 2015, estoy negociando en este Ayuntamiento. Si el PSOE no me quiere tener a mí como interlocutor la verdad es que quizá mi salud mental lo agradezca más de la cuenta. Si en el PSOE creen que por el hecho de que ellos fueron los inductores de mi reprobación yo ya por ese motivo no tengo por qué ser el interlocutor para negociar los presupuestos, también se lo deberían decir a Pedro Sánchez, para que cuando llegue el momento de negociar con Cristóbal Montoro, que también fue reprobado, pues su grupo socialista no lo haga con él directamente, que lo haga con el presidente del Gobierno, a ver qué resultado tiene. A mí la verdad es que no me molesta para nada. Si los presupuestos salen con el apoyo del PSOE, con el máximo porcentaje de nuestra política económica y social, y yo no estoy en esa negociación pues bienvenidos sean.

-¿Cuál es esa controversia con sus socios de gobierno en torno a los presupuestos de la que ha hablado con anterioridad?

-Alguno se sorprendería al conocer en qué discrepamos. Hay cosas que son de sentido común, ellos tienen su pensamiento, nosotros el nuestro, pero yo creo que al final llegaremos a un entendimiento, porque al fin y al cabo lo que queremos todos es el bien común en la ciudad, aunque tengamos nosotros nuestra idea en movilidad, sentido animalista, sentido de accesibilidad, vivienda, empleo... en el 90% estamos todos de acuerdo en que hemos incrementado lo mejor posible esas políticas en el armazón de los presupuestos, pero luego hay diversos flecos en que quizá no estamos de acuerdo, aunque confío que al final lleguemos a estarlo. ¿Que no llegamos?, bueno, pues también tendríamos al PSOE para poder aprobarlos.

-Pero no sería muy normal que sus socios de gobierno no fueran de la mano con ustedes para aprobar las cuentas.

-No sería normal, porque al fin y al cabo sabemos de la importancia que tienen estos presupuestos, que son los que vamos a tener que negociar con la oposición y cuanto más limados y unidos vayan pues mejor para todos. Es importante porque además van a ser unas cuentas que, lejos de servir para tapar la hemorragia financiera con la que nos encontramos, van a ser unos presupuestos de inversiones en la ciudad que se van a poder ver para que la gente entienda que no estamos aquí únicamente para pagar deuda pasada.

-¿Cómo va la deuda por cierto?

-Va mejor. Ha salido de la UCI, está en planta, con una gripe pero evoluciona favorablemente.

-¿Los nuevos presupuestos van a contar también con un proceso participativo como los primeros que realizaron, que se mostraron a entidades y ciudadanos antes de pasar por el Pleno municipal?

-No, y además ahí podemos entonar el mea culpa como equipo de gobierno. ¿Por qué digo esto? Pues porque las prisas siempre nos meten presión, y una de dos, o teníamos un proceso en el que podíamos pulsar la impresión de todos los colectivos de la ciudad para que se vieran representados en esos presupuestos, o bien tenemos las cuentas lo antes posible para poder desarrollarlas con suficiente tiempo de antelación. Es una asignatura que tenemos pendiente, pero espero y confío que el presupuesto del año 2019, ese proceso desarrollado para la gente y por la gente, ya tenga una consecución final que se plasme en un documento.

-La última. El hotel del estadio. ¿Le sale algún novio?

-Yo no he olvidado ese tema. En mi vida me he planteado muchos objetivos y hasta ahora creo que no he dejado de conseguir ninguno. Aunque ahora no haya un foco mediático encima del hotel yo sigo trabajando en intentar venderlo. Siguen preguntando grupos inversores, se está terminando de pulir el nuevo pliego de condiciones, y mi intención es que antes de finalizar la legislatura el hotel del estadio esté vendido y, si puede ser, funcionando. Pero no ya por decir vamos a incluirlo en los presupuestos, sino porque quiero que ese hotel sea un motor económico, porque pensamos que 17.000 metros cuadrados, que son de titularidad municipal, no pueden estar llenos de escombros. Ojalá el nuevo año nos traiga también un ascenso del Cádiz, toco madera, con lo cual tendríamos un plus añadido para que la explotación del hotel sea digna a lo que es la ciudad. La verdad es que este año ilusiona bastante por diversos cometidos. La ciudad está renaciendo como el Ave Fénix, creemos que Cádiz tiene mucho potencial, y este año va a ser el año en que vamos a intentar convencer al máximo grupo de inversores para que crean en la ciudad, y el hotel del estadio es uno de los puntales a la hora de poder realizar toda esa política de atracción, porque está enclavado en un edificio nuevo, en el casco urbano, en un equipamiento deportivo, en fin, que espero que ese hotel se empiece a construir este año y traiga empleo y riquezas a los gaditanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios