La población de palomas se ha duplicado en poco más de un año

  • Hasta ahora Salud Pública no ha detectado ningún brote infeccioso por su presencia

Conforme a un estudio realizado en las calles y plazas de la capital, el Ayuntamiento de Cádiz estima que la población de palomas que hay en la ciudad estaría entre los 8.000 y 9.000 ejemplares.

Esto es, en poco más de un año se habría duplicado el número. El último control exhaustivo sobre la población de estas aves se efectuó el pasado mes de octubre de 2006 y entonces se contabilizaban entre 3.500 y 4.000 de ellas. Dada su alta capacidad reproductiva y conforme al mencionado estudio estimativo, como se ha especificado, en la actualidad sobrepasarían los 8.000 ejemplares.

Recientemente la Diputación Provincial de Cádiz presentó un informe en el que se concluía que las palomas urbanas son potenciales agentes de transmisión de infecciones. En concreto, de enfermedades como la candidiasis (producida por un hongo que puede afectar a boca, aparato respiratorio, intestino y tracto urogenital), la salmonela o la fiebre Q (malestar gastrointestinal, cefaleas y sudoración profusa son algunos de los síntomas). Asimismo son un foco del que deriva la presencia de multitud de parásitos como piojos, pulgas y garrapatas.

Sin embargo, el Servicio de Salud Pública de la Delegación Provincial de Salud de la Junta de Andalucía, no considera que existan riesgos en Cádiz pues hasta el momento no han detectado brotes de enfermedades provocadas por la presencia de las palomas. Desde dicho servicio se apunta que aunque el informe de Diputación es correcto, esto no implica de por sí que exista peligro de infecciones. Explican que, efectivamente, no tanto el contacto con las palomas sino con sus nidos y defecaciones, son una fuente infecciosa. El riesgo, especifican, será más alto cuanto más elevado sea el número de aves.

En cuanto a la prevención, Salud Pública actúa respondiendo a los avisos de ciudadanos de la presencia de un área de alta concentración de defecaciones. Entonces se realiza la limpieza de la zona en cuestión en coordinación con el Ayuntamiento de la localidad.

Precisamente dado que se considera que la población de palomas es elevada, el Consistorio gaditano realiza unos controles periódicos de la población de las aves. Estos controles consisten en disminuir el número trasladando a una parte de las palomas. El último se efectuó en octubre de 2006 a cargo de una empresa especializada. Esta llevó a las palomas a Valencia, donde fueron reclamadas por clubes colombófilos (de cuidado y cría de palomas) para soltarlas en el campo. También, a varios pueblos de la provincia de Sevilla donde las habían solicitado para poblar sus plazas dado que carecían de ellas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios