el desarrollo de la ciudad | la mejora de la trama urbana

La plaza de España se convierte en el referente de la peatonalización

  • El Ayuntamiento diseña un proyecto, abierto al debate ciudadano, con el que pretende convertir al recinto en un gran espacio dedicado al paseo, el ocio y los eventos culturales

Comentarios 20

El Ayuntamiento se dispone a dar uno de esos pasos que, con el tiempo, marcan la imagen de una ciudad, apuesta que en un primer momento algunos pueden considerar arriesgada e incluso incompatible con el normal funcionamiento de la trama urbana, pero que el tiempo las hace indispensables.

Este lunes el gobierno de José María González presentará a diversos colectivos ciudadanos su diseño para la peatonalización de la plaza de España, el mayor espacio abierto de la ciudad, que en su entorno cuenta con varios de los edificios de mayor referencia histórica y que, sin embargo, apenas está integrado en el día a día de la capital, perdido casi en un extremo de su casco antiguo. No es un diseño cerrado, pues se quiere escuchar nuevas aportaciones, más allá de las que se escucharon en los dos talleres ciudadanos celebrados a lo largo de los últimos meses, pero sí presenta públicamente cuál es la pretensión de la coalición de izquierdas que tiene en la peatonalización y en la movilidad una de sus grandes apuestas para Cádiz.

La elaboración del proyecto de ejecución de esta ambiciosa operación, que adelanta Diario de Cádiz, se plantea en el tiempo dentro del actual mandato de la Corporación, que concluye en 2019. No hay una estimación inicial de los costes aunque este presumiblemente no se disparara, pues apenas va a ser necesario actuar sobre las redes subterráneas de los servicios públicos, lo más complicado en este tipo de proyectos. Como ejemplo, el Ayuntamiento se dispone a acometer a corto plazo el proyecto de peatonalización de la vecina plaza de Argüelles, para lo que el pasado mes de mayo se preveía un coste de unos 300.000 euros, cuantía que aún hay que definir.

Hoy la plaza de España funciona como un mero espacio urbano donde localizar un aparcamiento, no es un circuito de entrada o salida de tráfico. La que tenía que ser una de las grandes plazas emblemáticas de la capital está rodeada por un muro formada por un centenar largo de coches y varias decenas de motocicletas. Lo que se pretende, ni más ni menos, es eliminar estas barreras, unir la plaza al resto de la ciudad y recuperar la imagen hoy perdida del monumento de las Cortas o edificios como el Palacio de la Diputación, la Casa de las Cinco Torres y la Casa de las Cuatro Torres, ésta última beneficiada en el tiempo con el plan inicial de Argüelles.

De esta forma, la plaza se unirá al acerado con una paso peatonal que, en parte se urbanizará mediante un adoquinado que permitirá el paso limitado de vehículos, sólo para garajes y servicios municipales y de emergencia. Así, se eliminan las 126 plazas de aparcamientos para coches existentes, que se trasladarán al aparcamiento en superficie de la Autoridad Portuaria, que aumentará sus plazas en este número. Este estacionamiento apenas está a 250 metros de la plaza de España. En cuanto al parking para motos que colapsa el acceso a la Diputación se ubicará en el extremo de la plaza que da a las paradas del autobús urbano.

Esta medida, junto a una mejora en el arbolado, con especies más potentes y en doble fila, reforzará las fachadas de los grandes edificios de la plaza, especialmente la Diputación, un referente de nuestra arquitectura oculta a la visión del paseante.

El diseño propuesto por el área de Urbanismo, que dirige Martín Vila, realiza también una clara apuesta por la potenciación del monumento a las Cortes de Cádiz. Hace un siglo, cuando se inició su construcción, la idea era que fue la primera visión de la ciudad a quien llegase a Cádiz por vía marítima. La construcción de edificios de oficinas en la misma plaza y del barrio de la Hispanidad encerró al monumento. Sólo hace unos años se mejoró la urbanización de la calle Colombia que la conecta con la plaza de la Hispanidad. Ahora se da un paso más adelante y se crea frente a la cara principal del monumento un gran espacio abierto, a modo de gran atrio, que permitirá su utilización para la organización de actos culturales, con el telón de fondo de la obra de Modesto López y Aniceto Marinas.

La peatonalización de la plaza de España permitirá incrementar las zonas ajardinadas, ya de por sí amplias. Doble fila de arbolado junto a edificios de referente sustituirán a los coches, mientras que en la esquina más cercana al barrio de San Carlos se habilitará un espacio para juegos infantiles.

Todos los servicios urbanos de limpieza (contenedores) se situarán en los extremos del recinto, facilitando para ello los camiones de la concesionaria; a la vez se instalarán tres aparcamientos para bicicletas y se habilitará zonas de carga y descarga en las inmediaciones de la calle Antonio López.

La parada de taxis, ubicada en el lateral de la Diputación que da al paseo de Canalejas se reubicará junto a la plaza de las Tortugas.

Una vez ejecutado este proyecto la mayor plaza de Cádiz se integrará plenamente en la trama urbana. Y no sólo como un espacio verde bien cuidado, sino un espacio con grandes referentes histórico y con un evidente potencial lúdico y cultural, si el Ayuntamiento y la iniciativa privada saben aprovechar esta oportunidad.

Para los residentes en la zona se convertirá en un pequeño pulmón verde, frente a la evidente contaminación sonora y ambiental que soportan.

La peatonalización de la plaza de España se va a convertir en una de las grandes operaciones urbanísticas del casco antiguo en las últimas décadas. Hace cinco años el gobierno de Teófila Martínez (PP) peatonal izó la plaza de San Juan de Dios, en una acertada actuación que hoy nadie rechaza, aunque este recinto ya tenía un importante valor peatonal. En la etapa de gobierno del socialista Carlos Díaz se peatonalizó la plaza de la Catedral, que funcionaba como una plaza-aparcamiento. Pero ambos casos hacen referencia a recinto ya integrados en la trama urbano, con un uso ciudadano muy intenso. El plan que ahora se pone sobre la mesa permitirá poner a la plaza de España al mismo nivel que las anteriores.

La peatonalización de Argüelles, inminente, y la de la plaza de España, en una fase posterior, da pie a una operación aún más ambiciosa y que el departamento de Martín Vila ya tiene en mente: la reforma integral del paseo de Canalejas.

Desde que el entonces candidato del PSOE Rafael Román presentó su proyecto de la Gran Plaza del Mar, la conexión de Canalejas con el muelle Ciudad y con la acera de la avenida Ramón de Carranza, la reurbanización de la que es la principal fachada de entrada a la ciudad por vía marítima sigue pendiente.

El actual gobierno de José María González apuesta por esta peatonalización, y más cuando se ha reducido de forma ostensible el tráfico por Ramón de Carranza, que ya estuvo cerrada a la circulación durante las obras en San Juan de Dios sin que se produjera entonces ningún colapso en la circulación.

Para este proyecto, que Movilidad Urbana también abrirá al debate de la ciudad antes de cerrar su diseño, habrá que esperar a las elecciones de 2019. Será una operación sin duda con un coste muy superior al que pueda tener la plaza de España ya que si en este recinto el diseño de los jardines apenas se tocará, más allá de su ampliación, en Canalejas será necesario un cambio en profundidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios