Las pegas de los grandes proyectos

  • Muchas de las propuestas hoteleras surgidas en la ciudad en los últimos tiempos se han encontrado con problemas que han imposibilitado su desarrollo

El guión vuelve a repetirse. Un gran proyecto hotelero asoma en el horizonte de la ciudad, y empiezan a aparecer pegas y obstáculos que dificultan su desarrollo y puesta en marcha. Lo ocurrido con Puerto América y la fachada del edificio no es un caso aislado, ni mucho menos; numerosos son los proyectos que en su día se anunciaron, que se conocieron proyectos, maquetas e infografías, o que incluso se iniciaron las obras y que a día de hoy no han visto aún la luz.

Un gran hotel que sigue a la espera de poder construirse es el de Tiempo Libre; después de varios cambios de opinión por parte de la Junta de Andalucía desde que cerrara la residencia Tiempo Libre hace más de una década, el proyecto sigue bloqueado pendiente de un cambio puntual en el Plan General de Ordenación Urbana que se está eternizando. Luego vendrá el pliego de condiciones, la licitación y adjudicación, las obras... Un largo camino aún por delante para ver al fin con vida de nuevo ese gran edificio situado en la conocida como milla de oro del Paseo Marítimo.

Problemas varios se han ido sucediendo también en relación al ya viejo proyecto de levantar un hotel en Valcárcel que debiera estar funcionando desde hace más de una década, según los planes iniciales de la Diputación Provincial cuando inició esta operación en el antiguo centro educativo. Tras los retrasos burocráticos iniciales y las reticencias de la empresa que iba a explotar el hotel, Zaragoza Urbana, a consecuencias de la crisis económica dejaron en el limbo este proyecto.

En paralelo, conviene recordar que también se truncó el proyecto hotelero previsto en el Campo de las Balas, primero por la renuncia de Paradores de construir la ampliación del Hotel Atlántico (como estaba previsto en un principio) y más tarde por la decisión del Ayuntamiento tras el cambio de gobierno de 2015 de dar marcha atrás al proceso de enajenación de la parcela para uso hotelero.

Así las cosas con estos dos proyectos, en la actualidad el hotel de Valcárcel está descartado, en favor del regreso a Cádiz de la Facultad de Educación; estando pendiente de confirmar si Zaragoza Urbana levantará un equipamiento de hospedaje de menor calibre al proyectado en un inicio, ya sea junto a la sede universitaria (lo que en principio ha descartado la empresa hotelera) o en el Campo de las Balas, a lo que se ha mostrado dispuesto el equipo de gobierno.

Pegas encontró también de entrada el proyecto de hotel en la estación de trenes tras el anuncio realizado por la cadena Barceló. La posible elevada edificación necesaria para dar cabida a las plazas previstas por esta empresa se topó de entrada con las reticencias tanto del Ayuntamiento como de parte de la sociedad, que rechazaron de plano un edificio de tanta altura junto al puerto de la ciudad. Por ahora -según aseguró el concejal de Urbanismo el pasado viernes- no hay noticias en relación a este proyecto.

Tampoco le fue fácil al promotor del hotel de la Casa del Almirante, hasta el punto de que las obras llevan tiempo paralizadas y el banco ha revendido el edificio al grupo Hotusa, que aún no se ha pronunciado en relación a este proyecto que le iba a dar a Cádiz el primer cinco estrellas.

Otro proyecto sin suerte ha sido, hasta la fecha, el de la tribuna del estadio Ramón de Carranza, donde se proyectó otro hotel por el que no ha pujado ninguna empresa en las distintas ofertas que ha lanzado el Ayuntamiento. Este 'expediente' se ha agravado con la inclusión de los beneficios de esta venta en los presupuestos de 2016 y la reciente anulación del documento económico por parte del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y los problemas económicos y organizativos que ello ocasiona al Consistorio. Caso similar (ofertas públicas sin concursantes) padeció también el Ayuntamiento con el proyecto de hotel en el club náutico Alcázar, que por ahora sigue paralizado y sin noticias.

Y a todo esto se pueden sumar numerosos anuncios de posibles hoteles que por ahora no han avanzado o que se descartaron por completo, caso del Reina Sofía (en su momento), del Pirulí, del edificio de Telefónica en la calle Ancha, de la Aduana, del previsto en el PGOU en la plaza de la Hispanidad (en la antigua cochera de Comes) o del recientemente conocido proyecto en la sede de Correos. Hoteles que se anuncian, que se pintan y que hasta el momento no tiene la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios