Los organizadores de la fiesta que se clausuró niegan que fuera ilegal

  • Las asociaciones afirman que el evento del restaurante de la playa de Cortadura era un concierto de rock gratuito y se desmarcan de las denuncias por consumo de drogas realizadas por la Policía

Comentarios 22

Los colectivos que organizaron la fiesta que fue clausurada en la noche del pasado sábado en el bar restaurante Estrella de Mar en la playa Cortadura, aseguran que el acontecimiento era "un concierto de rock gratuito", negando que se tratara de una fiesta 'rave' (evento de música y baile que dura toda la noche y en ocasiones incluso parte del día siguiente y que se asocian en muchas ocasiones al consumo de drogas) "ni ningún otro tipo de fiesta privada ni cotillón ilegal".

La fiesta fue clausurada por agentes de la Policía Nacional y de la Local. En la misma participaban 400 personas según las versiones policiales y se realizaron denuncias por "consumo y tenencia de drogas.

Las entidades firmantes del comunicado son la Asociación de Promoción de Músicos Gaditanos Akople Local, la Asociación Cultural La Fábrika, revista Electrónica Lisergia.net, la Asociación Cultural La Tapadera y los grupos musicales Kambayá y Los que echaron de la fiesta. Todos ellos afirman que entre sus fines se encuentran la promoción de actividades culturales, como el concierto de rock gratuito.

Las entidades organizadoras también difieren del número de personas que acudieron al evento, ya que "el número de personas allí congregadas difícilmente alcanza las 150".

Asimismo, aseguran sentirse afectados por lo que consideran como "un trato denigrante de nuestra imagen como drogadictos o delincuentes cuando el comportamiento de los asistentes ante el desalojo fue un ejemplo de civismo". Además, añaden que las denuncias efectuadas respecto al consumo de estupefacientes "no tienen nada que ver con la naturaleza del evento".

Las asociaciones también se queja de "la actuación desmedida de la policía interrumpiendo el acto con una presencia desproporcionada de efectivos a la una y media de la madrugada". Las entidades dicen que los agentes tenían orden desde las tres de la tarde, a la vez que censuraron por el comportamiento de algunos agentes "interponiendo denuncias por desacato e insultos al solicitarles legal y respetuosamente su identificación".

Por último, hablan de contradicción cuando el día 2 de diciembre en el mismo establecimiento se celebró un concierto con motivo del Memorial Alberto Serrano promovido por varias entidades, entre ellas el Ayuntamiento de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios