fiesta del corpus Pontifical y procesión eucarística

El obispo llama a la solidaridad al coincidir con el Día de la Caridad

  • El adelanto en el horario de inicio de la Eucaristía y también de la procesión permitió que la misma se recogiese sobre la una de la tarde · El público llenó las calles del itinerario pese al intenso calor

Comentarios 17

Minutos después de la una de la tarde, desde el altar mayor de la Catedral, el obispo diocesano Antonio Ceballos, impartía la bendición con el Santísimo, concluyendo así la celebración del Corpus, después de que numeroso público presenciase la procesión eucarística, pese al intenso calor y al fuerte viento de levante.

Los actos se iniciaron a las nueve de la mañana, una hora antes que en años precedentes por decisión del Cabildo Catedral, con el pontifical que presidió el prelado, que concelebró con los canónigos y diversos sacerdotes, y en el que el coro Virelay, dirigido por Jorge Enrique García, interpretó la secuencia del Corpus Lauda Sión Salvatórem, del maestro de capilla Juan Domingo Vidal, de finales del siglo XVIII.

Tras las dos lectura y la del Evangelio de San Juan Yo soy el pan de vida..., monseñor Ceballos pronunció la homilía en la que destacó que la fiesta popular del Corpus Christi nos reúne en torno a la presencia del Señor y nos invita a caminar con Jesús.

Añadió que se celebra la presencia real y verdadera de Cristo en las calles, "que nos llama a hacer con El la travesía de este difícil siglo XXI", destacando seguidamente que "en la Eucaristía hace de nosotros una comunidad de hermanos con un mismo Padre".

Luego apuntó que una sociedad sin valores no tiene futuro y que hay que hacer las cosas con corazón, como invitación a construir un modelo de sociedad basado en valores que favorezcan la dignidad de todos los seres humanos.

Finalmente afirmó que no se puede celebrar el Cuerpo de Cristo, sin preocuparnos por nuestros hermanos y llamó a compartir nuestros bienes, al celebrarse también ayer el Día de la Caridad.

Si durante la homilía el murmullo en el interior de la Catedral se hacia notar, con la llegada de las representaciones de las cofradías, citadas por el Consejo a las diez menos cuarto, fue en aumento, hasta el extremos que el maestro de ceremonias, Rafael Vez, pidió silencio en varias ocasiones desde el altar mayor.

Sin concluir la celebración fue saliendo el cortejo procesional, que abría la cruz de guía de la hermandad de la Sagrada Cena, la segunda más antigua de las sacramentales tras Medinaceli, a la que correspondió el pasado año, a la que seguían niños y niñas de primera comunión, asociaciones y colegios religiosos, hermandades y cofradías por orden de antigüedad y la archicofradía del Rosario que precedía al paso de la Patrona, dirigido por Juan Pidré y escoltados por alumnos de la Escuela de Suboficiales de la Armada, al que a la salida la banda de música portuense Maestro Dueñas interpretó la marcha Altare Dei, de Ricardo Dorado.

A continuación desfilaban las representaciones de las archicofradías, hermandades sacramentales y ordenes terceras, así como el Consejo de Hermandades, con su presidente Martín José García; los seminaristas con su rector, José Manuel Daza; los seises, con su director José Antonio Verdía, y la custodia con el Santísimo, que dirigía José Julio Reyeros, también con escolta de la Marina, a la que a la salida la banda de música de Gailín de Puerto Serrano interpretó el himno nacional.

Detrás se situaban el obispo y los miembros del cabildo, así como la Corporación Municipal bajos mazas, encabezada por la alcaldesa Teófila Martínez, portando el pendón el concejal más joven, Francisco González Pérez.

Le seguían el almirante Manuel Pedro Ferreiro, comandante de la de Fuerza de Acción Marítima de la Armada de Cádiz; el subdelegado de Defensa, capitán de navío Vicente Pablo Ortells, el presidente de la Audiencia Provincial Manuel Estrella, y el coronel de la Comandancia de la Guardia Civil, Antonio Tocón.

Por último se situaban las damas y caballeros hospitalarios de San Juan Bautista, que preside Francisco Súnico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios