El vicario del obispado de Cádiz en Ceuta, imputado por presunta estafa

  • Le acusan de vender un inmueble que el denunciante asegura que es de su familia

El Juzgado de Instrucción número 5 de Ceuta ha citado a declarar al vicario general del Obispado de Cádiz en la ciudad autónoma, Francisco Correro Tocón, como imputado en el caso por presunta estafa que sigue contra un agente inmobiliario local, Moisés Bentata, por la venta como propiedad eclesiástica de un inmueble situado en el centro de la ciudad que el denunciante, Antonio Ferrer, asegura pertenece a su familia.

El local en disputa se encuentra en la intersección entre la calle Gómez Marcelo y el Paseo de las Palmeras, en pleno centro de la ciudad autónoma. Ferrer puso el caso en manos de la Justicia cuando, hace tres años, se encontró con que el candado y la cerradura del inmueble, que su familia venía utilizando durante décadas en régimen de alquiler y después de propiedad, habían sido reemplazados.

En ese momento el denunciante presentó una demanda contra la inmobiliaria que decía gestionar la propiedad, la cual le devolvió las llaves del inmueble a pesar de que Correro Tocón había procedido a su venta en nombre de la Administración Apostólica de Ceuta.

La Iglesia defiende que el local comercial en disputa es suyo porque al menos desde 1917, antes de que se construyese el edificio que hoy ocupa ese solar, existía una casa con inscripción registral a su nombre. No hay, sin embargo, documentos que prueben el acuerdo que podría haber alcanzado la familia Ibáñez Trujillo, que durante décadas lo mantuvo alquilado a los antepasados del denunciante, con la autoridad eclesiástica para hacerse con todo o parte del terreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios