La nueva avenida cumple un feliz lustro

  • Vecinos y comerciantes destacan las ventajas obtenidas cinco años después de la inauguración de la vía

La apertura de una nueva avenida, consecuencia del soterramiento de la vía del tren, supuso hace cinco años uno de los mayores acontecimientos de la historia moderna de la ciudad. Un lustro después, la ciudadanía valora positivamente el cambio que ha supuesto esta vía para la ciudad y en concreto para los barrios antes separados por la vía férrea. Las asociaciones de vecinos subrayan los beneficios sociales y económicos que ha traído consigo la avenida Juan Carlos I.

"Es como si hubieran tirado el muro de Berlín. Nos vemos más cercanos a la ciudad porque ha supuesto un nexo de unión". Lo dice Antonio Ayuso, vicepresidente de la asociación de vecinos Segunda Aguada. La apertura de la nueva vía supuso para esta zona la descarga de tráfico en cuanto a camiones, aunque los vecinos siguen luchando para erradicar el paso del tráfico pesado. Ayuso destaca "la mayor fluidez de personas por el barrio, lo que ha beneficiado al comercio".

El barrio más poblado de Cádiz, La Laguna, pudo abrirse a las barriadas vecinas después del adiós a la vía del tren. "Ha supuesto el desahogo del barrio y la liberación de una barrera arquitectónica", señala Rafael Barberi, presidente del colectivo vecinal. Valora asimismo que el barrio tenga "más vida que antes" y asegura que la nueva avenida "ayudó a abrirse al barrio como si fuera una puerta al campo".

El hecho de que La Laguna concentre una importante variedad de comercios ha provocado la llegada de vecinos de otros barrios. "Vienen mucho de Loreto ahora que no existe la pasarela", dice Barberi. El dirigente vecinal recuerda "el aspecto deprimente" de la parte del barrio que daba a la vía del tren, proliferación de insectos incluida. "La calidad de vida que ha ganado el barrio es muy importante", apunta finalmente.

Manuel Massón, vicepresidente de la asociación de vecinos Beduinos de la Barriada España, era inquilino de una de las casitas bajas que pasarán a mejor vida por la construcción de pisos en la misma 'orilla' de la avenida Juan Carlos I. "Desde el 92 estuvimos luchando para que se derribaran. Comprendo que no es nada estético tener estas casas en una avenida como ésta", reconoce Massón.

Ya como responsable de una entidad vecinal, Massón estima que la Juan Carlos I "ha sido un adelanto para las personas de un 'bando' y de otro". Llegar de un lado a otro de la extinta vía es un hecho. "Antes hubiera sido muy trabajoso cruzar para comprar en El Corte Inglés o El Piojito", explica. Entre las pegas, este vecino del conocido como barrio del Avecrem lamenta que en su día no se aprovechara "un entorno con tanta arena para hacer un aparcamiento subterráneo que ahora nos vendría muy bien teniendo en cuenta la próxima construcción de la Ciudad de la Justicia en esta zona".

"El barrio ha cobrado mucho auge, ya no es lo que era", asegura Inmaculada Rincón, vicepresidenta de la asociación de vecinos Fermín Salvochea en Guillén Moreno. Rincón muestra con claridad los cambios, a mejor, que han afectado a esta zona de extramuros con la apertura de la nueva avenida: "Antes parecíamos como fuera de la sociedad, pero ahora hay mejor ambiente y el barrio tienen unas vistas impensables hace diez años".

La única queja de este colectivo vecinal es el mal estado de parte de la solería de la avenida a la altura de Guillén Moreno. Por lo demás, según Inmaculada Rincón, "no tenemos pegas". La vía de cuatro carriles ha ayudado a disminuir la delincuencia en esta zona. "Con la vía del tren los delincuentes estaban más protegidos porque esto era un sitio muy escondido, pero ahora el barrio tiene más luz", argumenta la vicepresidenta vecinal. Los niños del barrio también han ganado con la cercanía de las zonas verdes y parques infantiles de los jardines de los Cinco Continentes.

Las críticas a la avenida las exponen quienes consideran que está infrautilizada en materia de tráfico, cargando así a la avenida principal. Pero en líneas generales, la ciudadanía se congratula de esta infraestructura que acabó con la división de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios