Uno de cada tres niños gaditanos nace ya fuera del matrimonio

  • Cádiz es una de las provincias del país con mayor incidencia de madres no casadas y en Andalucía sólo le superan Málaga y Almería · La Línea y la capital, principales focos de esta forma de maternidad

Comentarios 18

Los patrones sociales cambian ya a una velocidad tal que van más allá del puro salto generacional. Y la familia es uno de los espejos más fidedignos de los nuevos modelos que definen la sociedad y la cultura de una zona. Poco o nada se parece la unidad actual a la de hace sólo un par de décadas: matrimonio católico, maternidades veinteañeras y descendencia numerosa o muy numerosa. Las dos últimas características hace tiempo que desaparecieron del perfil mayoritario de las familias y la primera va camino de hacerlo o, al menos, de dejar de ser predominante.

Según el informe de Movimiento Natural de la Población difundido ayer por el INE, el 31,5% de los bebés nace fuera del matrimonio, es decir, prácticamente uno de cada tres es fruto de una mujer soltera, una unión civil, una pareja de hecho o una sin ningún tipo de unión legal. Esta incidencia de madres no casadas es una de las más fuertes del país y la tercera de Andalucía, sólo precedida por Málaga, donde el número de casos llega a un 33,9%, y Almería, con un 32%, según los últimos datos de 2006.

Pero lo más destacado es que, en contra de lo que cabría pensar, el índice de madres gaditanas solteras es igual al de las barcelonesas, y supera con creces al de madrileñas, valencianas o vitorianas. En el caso de la provincia catalana, el porcentaje de bebés fuera del matrimonio es del 31%, mientras que en el resto de mencionadas desciende al 29,1%, el 26,8% y el 25%, respectivamente. Y qué decir de otras zonas del interior como Valladolid o Zaragoza, más conservadoras siempre que aquellas abiertas al mar, donde los niños que llegan al mundo bajo el palio de un casamiento son absoluta mayoría. En cambio, en el extremo opuesto, las que no tienen parangón en España son las canarias y baleares, que siempre han ido por delante del resto del país, en parte por los mayores embarazos jóvenes que se registran: en Las Palmas ya han llegado a igualarse ambas modalidades -casadas y no casadas- y en Baleares se están acercando al 38%.

Esta transformación en la manera de afrontar la maternidad no es más que el reflejo de las nuevas formas de unión sentimental. Coincidentemente, la proporción de gaditanos que elige contraer matrimonio por lo civil también es de casi un tercio (30,8%), mientras que los enlaces por una religión diferente a la católica son muy minoritarios. Como ocurría con los niños, Cádiz es la tercera provincia en porcentaje de bodas civiles tras Málaga y Almería, aunque en esta comparativa hay mayores diferencias, ya que los malagueños que no pasan por el altar son cuatro de cada diez y los almerienses también se están aproximando a este nivel. Aunque si hay que destacar un caso es el de Jaén, la provincia que mantiene con más firmeza las uniones religiosas con sólo un 19,5% de parejas unidas al margen de la iglesia. Una marca que está a años luz de las situaciones que se dan en Valencia, Madrid y, sobre todo, Barcelona, donde las uniones civiles hace tiempo que superaron a las religiosas y suponen el 61,7% del total.

Finalmente, el análisis pormenorizado de las localidades de más de 50.000 habitantes revela que La Línea es el principal foco de enlaces civiles y a Algeciras le supera Cádiz, donde el 37% de las personas que se casan lo hace en los juzgados o en el Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios