La semana

Los montañeses se la juegan el 9-M

Comentarios 0

SI el aleteo de una mariposa puede desajustar el supuesto empate técnico augurado para las elecciones generales del 9 de marzo, no digamos ya cómo podría influir lo sucedido en la mañana de ayer en Capbreton. En un sentido u en otro. Cuentan los que saben, tanto en el PP como en el PSOE, que Pepiño Blanco mantiene que los próximos comicios se juegan en cuatro o cinco provincias; otros reparten la decisión en 12 circunscripciones, aunque en ambos grupos figura Cádiz. La diferencia de diputados socialistas y populares en la provincia es tan grande, de seis frente tres, que bastaría con que los socialistas perdieran 1.600 votos el próximo 9 de marzo para que la proporción pasara a ser de cinco a cuatro. Algo similar, aunque menos extremo, ocurre en otras tres provincias andaluzas, en Cataluña y en Valencia. En Madrid, los socialistas cuentan con 164 diputados, y el PP tiene 148. Bastaría que los populares lograran arrancarle directamente ocho parlamentarios a los socialistas para que obtuviera 156 diputados, justos los que Aznar obtuvo en el año 1996, una mayoría exigua pero suficiente. Esto de los resultados ni es tan automático ni tan sencillo, y se podrían enumerar, al menos, cinco asuntos que darían al traste con cualquier elucubración de este tipo, desde el terrorismo a la crisis económica, pero no es menos cierto que las elecciones están muy reñidas y que hay un pequeño grupo de provincias donde se decidirá quién será el inquilino de La Moncloa.

Por todo ello, el PSOE ha enviado a dos de sus grandes valores a los lugares más comprometidos. María Teresa Fernández de la Vega, a Valencia, y Alfredo Pérez Rubalcaba, a Cádiz. Así que el cántabro ministro del Interior se verá las caras con una paisana suya, la también montañesa Teófila Martínez, que será la número uno del PP a la lista del Congreso por Cádiz. Como los primeros gaditanos vinieron de fuera, aquí ni nos inmutamos, sean fenicios o pasiegos. Lo de Miguel Arias, uno de los referentes del equipo económico de Mariano Rajoy, aún no está decidido, pero el que fuera ministro de Agricultura perece no estar dispuesto a ir de segundo con la alcaldesa de Cádiz, de ahí que se le vaya a ofrecer otro buen puesto; de ésos que no se puedan rechazar. Como no es ningún secreto que Teófila Martínez es el mejor reclamo electoral que los populares tienen en la provincia, está cuestión está más que resuelta .

Pérez Rubalcaba es un orador impecable, un político que sabe salir airoso de las situaciones más comprometidas y una de las personas más influyentes del país, pero Teófila Martínez no es de las que se achican, así que aquí, entre montañés y montañés, van a volar los sobaos, y si no fíjense en lo sucedido con la demora de la licencia municipal para ocupar parte del paseo de la Paz para comenzar las obras del nuevo puente. En teoría es un asunto de puro trámite, pero el trámite se está prolongando demasiado. Mantiene la alcaldesa que no ocurre nada, y que Rafael Román no es más que un retorcido cuando relaciona esta demora con la anunciada visita de Rodríguez Zapatero y Rubalcaba a Cádiz el 10 de diciembre para ver las obras del puente. Vale, pero la alcaldesa debería evitar la tentación y no caer en lo que tanto le critica a la Junta, y muchas veces con razón.

Rubalcaba llega a Cádiz, pues, con ese difícil reto, el de mantener el número de diputados, pero irá acompañado de congresistas de sobrada experiencia: por este orden, Mamen Sánchez, Rafael Román, Salvador de la Encina y una mujer. La lista del PP está a la espera de que Mariano Rajoy madure este mes de diciembre cómo resolver lo de Gallardón, que al día de hoy es el dirigente más valorado a pesar de lo que digan los satélites ultramontanos de este partido: el alcalde de Madrid centraría bastante la órbita popular. Una vez que Rajoy dé el paso, se confirmará el puesto de salida de Teófila Martínez, a quien le puede seguir alguien de Jerez, una persona que será una apuesta de este partido en esa ciudad.

Lo que ambas formaciones sí tienen más claro es la lista de las elecciones autonómicas. Antonio Sanz, que es el número uno del PP, ya ha comenzado la precampaña electoral con "mucha calle" (el jueves estuvo en El Puerto, donde su partido está dando ejemplo de cómo recomponer un municipio lastrado por una década de irregularidades, cuando no de corruptelas) y "ruedas de prensa en positivo". Irá acompañado de María José García Pelayo; de José Loaiza, uno de sus hombres de confianza - cada día más-, y de Jorge Ramos, muy apreciado en el PP por el trabajo poco reconfortante realizado durante estos años en las habitaciones traseras del Parlamento andaluz. El PP podría quitarle un parlamentario andaluz al PSOE por lo ajustado del resultado del 14-M de 2004, aunque los socialistas mantendrían los ocho actuales si los andalucistas pierden el escaño. El PP busca dejar a Chaves en minoría y al pairo de los cada día más radicales comunistas andaluces.

Pero la lista del PSOE a las andaluzas es potente: a Manuel Chaves y Luis Pizarro se le van a unir como novedades Bibiana Aído (posiblemente, la segunda) y el consejero de Empleo, Antonio Fernández, que se ha ganado el puesto de apagafuegos y puede presentar una gestión notable a pesar de que le dieron media Consejería. Fernández serviría, además, de contrapeso interno a Pilar Sánchez en Jerez. José Blanco irá también a Sevilla, y Juan Cornejo (actual parlamentario) será el que se viaje al Senado.

más noticias de CÁDIZ Ir a la sección Cádiz »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios