Algo más que un milagro

  • Javier Manterola, ingeniero que diseñó el segundo puente, considera prácticamente imposible finalizar el tramo atirantado en 2013 como vaticinó la ministra de Fomento en su visita a la Bahía

Comentarios 39

Los ministros están obligados a ser optimistas. Pero también lo están a contar verdades, realidades visibles a los ojos de los ciudadanos. Por eso, el vaticinio de la ministra de Fomento, Ana Pastor, a pie de la pila 13 del segundo puente, asegurando que si no había contratiempos la mayor infraestructura que se construye en España actualmente estaría lista antes de fin de año sonó a ciencia ficción, a sueño, a quimera, a brindis al sol. Porque no hay que ser ingeniero para entender que si en cinco meses se han izado dos dovelas, es imposible subir 59 en los nueve restantes. Más aún si todavía no están construidas todas las dovelas, ni los cuatro carros de izado (dos ascendentes y dos descendentes) que deberán situarlas una vez que las cuatro centrales de cada pila estén en su lugar, o si una de las empresas que se encargaba de la realización de las dovelas (OPT) se ha marchado de la obra y ahora son Tecade y Mebusa las que asumen su carga de trabajo. Así están las cosas, porque el puente marcha, no está parado, avanza lentamente pero avanza, y eso no hay que discutirlo, como se ha demostrado esta semana con la contratación de Dragados para realizar los trabajos de acondicionamiento de la plataforma para el futuro paso del tranvía y que costará a Fomento casi 29 millones de euros, pero marcar 2013 como fecha de finalización era del todo innecesario. Este medio habló esta semana telefónicamente con Javier Manterola, el ingeniero que diseñó el viaducto y que también acudió a la visita de Pastor. Aunque no quiso entrar en valoraciones más profundas, la conversación resultó muy esclarecedora. Fue tal que así: ¿Cómo ve la posibilidad de que el tramo atirantado del segundo puente esté finalizado este año? "Complicado, muy complicado". ¿Sería necesario un milagro para que esto ocurriera? "Algo más que un milagro", sentenció.

La realidad es que finalizar el segundo puente este año es imposible. Ya no se trata de un problema de presupuesto, de hecho, según ha podido saber este medio, el Ministerio de Fomento tiene dispuestos los más de 60 millones destinados para la obra en 2013. El caso es que ni siquiera trabajando en todos los tajos, ni izando dovelas a la vez en ambas pilas (algo técnicamente posible aunque improbable), se cumplirían los plazos anunciados por la ministra. "Es lo que los técnicos me dicen y lo que yo traslado", dijo Ana Pastor en su visita a Cádiz.

Pero lo cierto es que todas las fuentes de la obra consultadas por este medio aseguran que son necesarias unas 900 horas de soldadura para fijar cada dovela a la anterior. Eso quiere decir que, trabajando en tres turnos, se necesitarían unas dos semanas. Pero el proceso es complicado, porque primero hay que preparar la dovela en tierra, presentarla, comprobar que todos los puntos de soldadura están correctos, elevarla a casi 70 metros de altura y proceder a su fijado. En estos cinco meses sólo se han izado dos y con la segunda han habido múltiples problemas. Primero cuando se averió la grúa que la sostenía y después cuando los técnicos observaron que la soldadura en la chapa se había fisurado entera por culpa de los bruscos cambios de temperatura. Fomento se alarmó y mandó parar la operación hasta solucionar el contratiempo. Y es que realizar una soldadura en planchas tan gruesas, a esa altura, con viento y mucha humedad es complicadísimo.

Los problemas de tiempo no sólo se centran en la colocación de las dovelas. La ministra Ana Pastor, o los técnicos que la han malinformado, olvidan que aún faltan por construirse un buen número de ellas, y que la marcha de OPT ha empeorado la situación. De las cuatro dovelas que le quedaban por construir, dos las realizará Tecade y otras dos Mebusa, que también se hará cargo del carro de izado que le resta a la firma sevillana. En estos momentos, en la campa del bajo de La Cabezuela hay dos carros cuya construcción está prácticamente terminada, pero faltan otros dos. Tanto en la pila 12 como en la 13 se colocará un carro ascendente y otro descendente. Los primeros se enfrentarán para ir colocando las dovelas del tramo central, mientras que los otros dos irán en dirección a Cádiz y Puerto Real para ir ejecutando las zonas del tramo atirantado que van de la pila 12 a la 10 y de la 13 a las pilas que ya se alzan en terreno de Puerto Real.

En los talleres de OPT aún hay material que está llegando para construir las dovelas y que Tecade se va a encargar de trasladar. Incluso se está barajando la posibilidad de que esta firma, la más potente de las tres que se encargan de la construcción del tramo atirantado, pueda llevarse parte del trabajo que ha dejado OPT a la factoría sevillana de Astilleros, aunque ese extremo no ha podido ser confirmado.

Según ha podido saber este diario, las factorías que se están encargando de esta tarea se están quejando de que los pagos no llegan con la puntualidad que les gustaría. No obstante, ni Tecade ni Mebusa tienen intención de meter más presión a Fomento con una amenaza de plante. De hecho, Tecade ha hecho una inversión muy poderosa para la construcción de este puente, como lo demuestran las infraestructuras que ha traído hasta la Bahía, entre ellas la grúa pórtico con sus colores corporativos que se observa en la orilla puertorrealeña del viaducto. La firma sevillana de la familia Camino cuenta incluso con su propia flota de camiones, que se encargará en los próximos días de trasladar todo el material que queda en la factoría sevillana de OPT hasta su nuevo lugar de destino.

El tramo desmontable, construido por Dragados Off-Shore, sí que está realizado desde hace un par de años y descansa en la factoría puertorrealeña de la filial de ACS a la espera de su colocación, una operación que podría acometerse una vez que el tablero llegue a la pila 9, para lo que le faltan apenas 65 metros. Una vez que se realice el último empuje en las próximas semanas, esa parte de la obra se dará por concluida y cuando se coloque el tramo desmontable la estructura del segundo puente ya quedará a expensas del tramo atirantado y de que se concrete la zona que enlaza con el nudo del Río San Pedro, que estos días también está sufriendo una considerable aceleración en sus trabajos. Así pues, el segundo puente avanza pero finalizarlo en 2013 es directamente imposible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios