La medicina de la carcajada

  • El Ayuntamiento ha puesto en marcha una experiencia piloto de talleres de risoterapia para mayores

Comentarios 1

Risa. Movimiento de la boca y otras partes del rostro que demuestra alegría. Así lo define el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, pero reírse es mucho más. No es un simple tópico el que dice que la carcajada cura, mitiga las preocupaciones o genera optimismo. Porque resulta que la risa es también un proceso químico. Hace que el cuerpo genere endorfinas, sustancias que reducen el dolor y refuerzan el sistema inmunológico.

"Echas el rato, te relajas y te olvidas de los problemas". Así lo explica una de las mujeres que están participando en los talleres de risoterapia para mayores que este mes ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Cádiz. Y no cabe duda, de que al menos durante ese rato, como poco, se lo pasan bien. Mientras una hace aspavientos para intentar que su compañero o compañera adivine el título de la película que lleva escrita en la espalda, el otro le grita que no le entiende y se parte de risa. También suenan carcajadas cuando juegan al espejo y unos a los otros se copian haciendo el 'mono'. Y ya cuando el monitor pone música y hacen una especie de pasillo que hay que sortear bailando es que hay más de uno que no puede más: "que se me aflojan los muelles, que me voy al baño", confiesa una señora.

Estas son algunas de las peculiares actividades que se hacen en estos talleres. Como explica el monitor, Juan José Barrena, "el objetivo es que aprendan a usar la risa como terapia". Señala que para conseguir la eficacia de los talleres, primero, hay que conseguir que los participantes se desinhiban y entiendan que no se trata de hacer el ridículo o el payaso; "con las personas mayores es más difícil, existen limitaciones físicas y diferencias culturales que hacen, por ejemplo, que sean reacios a tocarse. Hay que adaptar la terapia a ellos e ir trabajando poco a poco hasta conseguir la carcajada sincera". Barrena recalca por ello la importancia de que tanto en este como en otros tipos de talleres para mayores los monitores sean personas acostumbradas a trabajar con personas de más edad ya que la dinámica es muy diferente.

Por su parte el concejal responsable del área de Asuntos Sociales del Ayuntamiento gaditano, José Macías, quiso resaltar que "durante esa hora, hora y media, se evaden y sirven para que se desprendan de los problemas". Dada la utilidad de los talleres y si la experiencia concluye con éxito, el responsable municipal señaló que la finalidad es prorrogar el programa de risoterapia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios