"El mar lo ha sido todo en mi vida"

  • Manuel Sánchez Barber, capitán de la marina mercante, ha reunido sus memorias en un libro

Treinta años en el mar dan para muchas historias y experiencias. El capitán de marina mercante Manuel Sánchez Balber, ya prejubilado, ha recopilado sus experiencias en una autobiografía que acaba de salir a la venta.

Balber ha atravesado los siete mares en numerosas ocasiones para realizar sus entregas y afirma no haber tenido nunca "problemas ni con la tripulación ni con los pasajeros". Comenta que lo de ser marino era inevitable porque lo llevaba en la sangre, no en vano su padre fue mayordomo de Trasmediterránea durante años. "El mar lo ha sido todo en mi vida, y ahora que no estoy en él lo echo mucho de menos, de hecho amenazo con volver". Continúa afirmando que "el mar es una forma de ser, te modela la personalidad, te llena de ilusión y de fantasía, te da ganas de vivir".

El que fuese capitán luce en la entrevista un jersey azul marino con hombreras que recuerda inevitablemente al de los marineros. Con especial entusiasmo narra sus experiencias en su primer viaje, cuando era un aprendiz hace ya tres décadas. "Del primer viaje tengo los mejores recuerdos y eso lo reflejo en el libro". Explica que cuenta en el texto sus vivencias personales y, a la vez, numerosos datos y enseñanzas muy útiles para todos aquellos cuyas vidas tengan que ver algo con el mar, marineros, pescadores, tripulantes, amantes de los océanosý "Pretendía concretar todo lo que un marino necesita saber en la navegación con la meteorología, la construcción naval, la astronomía y la reglamentación de abordaje, en resumidas cuentas, todo lo que un hombre de mar debe conocer". Combina las experiencias personales con los datos técnicos para hacerlo más leíble y acercarlo a un público general, alejado de la marina profesional.

A la pregunta de si el mar es peligroso responde sabiamente. "Al mar se le ve venir porque el viento nos avisa, cosa que no ocurre en la tierra porque uno nunca sabe cuándo y cómo va a aparecer un conductor".

"La experiencia más peligrosa que jamás viví en la mar"-comenta emocionado-"fue frente a las costas de Chile, cuando nos abordó un fuerte temporal del Pacífico y estuvimos cuatro días a la deriva a punto de volcar, eso ocurrió hace unos 18 años y me acuerdo perfectamente, gracias a Dios nos libramos y pudimos llegar todos sanos y salvos a tierra, tanto la tripulación como el cargamento". Comenta lo orgulloso que está de haber sido capitán de navío durante tantos años y la responsabilidad que ello conlleva. "Mandar en un barco supone una de las mayores experiencias que puede tener nadie, ya que responde sobre todo lo que suceda en él, y es el responsable de la seguridad de sus tripulantes y su carga, que suele ser cuantiosa".

Tanto tiempo en el mar le han dado la oportunidad a Manuel Sánchez Balber de contemplar espectaculares costas de todo el mundo y, de entre todas, se queda con la islandesa como la que más le impresionó. "Estuve seis meses en Reykjavik, la capital de Islandia, y me impresionó gratamente. Sin duda es el lugar más espectacular en el que he estado porque mezcla el clima ártico con una vegetación abundante".

El libro será presentado el próximo día ocho de febrero en el hotel Monasterio de San Miguel en el Puerto. El capitán ha trabajado para diversas compañías del panorama nacional, "de las que guarda gratos recuerdos", y entre las que destaca Trasmediterránea, Cantábrico, Petróleo del Mediterráneo o Interol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios