En manos del PSOE

  • Los votos de los concejales socialistas decidirán hoy en la Junta General de Cádiz 2000 si la remunicipalización de playas se paraliza

Dos trabajadores realizan sus labores en uno de los módulos de vestuarios de la playa de la Victoria. Dos trabajadores realizan sus labores en uno de los módulos de vestuarios de la playa de la Victoria.

Dos trabajadores realizan sus labores en uno de los módulos de vestuarios de la playa de la Victoria. / lourdes de vicente

Comentarios 1

La remunicipalización de los servicios de playas vuelve a pender de un hilo. Ese mismo al que está obligado a agarrarse el equipo de Gobierno al estar en minoría en el Pleno municipal. El PSOE vuelve a tener hoy en su mano la decisión de si la sociedad municipal Cádiz 2000 se mantiene al frente de las prestaciones de la limpieza de la arena, el mantenimiento de los módulos y el salvamento y el socorrismo tras haber rescatado los contratos de las anteriores adjudicatarias o si se da marcha atrás en todo el trámite que ya se ha realizado.

La maniobra del PP de forzar la convocatoria de la Junta General de Cádiz 2000 obliga hoy a los socialistas a volver a posicionarse claramente sobre el procedimiento que mantiene en marcha el Ayuntamiento en una sesión que se iniciará a las 12 horas. Una postura muy diferente a la que adoptó en el Consejo de Administración de este organismo dependiente del Consistorio. Su abstención en su última reunión permitió que siguiera la internalización de los servicios al prevalecer el voto de calidad del presidente de Cádiz 2000, Álvaro de la Fuente, tras producirse un empate entre los consejeros del equipo de Gobierno y los del Partido Popular.

Una nueva abstención propiciaría que se vuelvan a tener que licitar las prestaciones

Pero al pasar este asunto a la Junta General, la aritmética varía. Con el voto a favor de la paralización del proceso del PP y de Ciudadanos (12 concejales) y en contra del equipo de Gobierno (10 ediles), si se repitiera la abstención del PSOE (cinco concejales) se propiciaría la marcha atrás en la remunicipalización.

Por este motivo, la situación es crítica para el grupo que dirige Fran González. Desde el principio, los socialistas se han mostrado a favor de la municipalización, tal y como se constató con su apoyo en el Pleno del pasado mes de mayo a la aprobación definitiva del expediente de la remunicipalización, pero han sido críticos con la gestión del equipo de Gobierno de este procedimiento por las dudas que han ido surgiendo por el camino.

La decisión no se ha tomado aún por parte del PSOE. De hecho, ésta dependía de dos informes solicitados a la Intervención y a la Secretaría General del Ayuntamiento para aclarar diferentes aspectos sobre unas posibles irregularidades cometidas por el presidente de Cádiz 2000, Álvaro de la Fuente, al atribuirse funciones sin pasar por el Consejo de Administración. Sin embargo, estos estudios aún no habían sido remitidos al cierre de esta edición, por lo que el sentido del voto puede variar en función de la contestación que reciban. Un dictamen que puede tumbar uno de los principales proyectos de Por Cádiz sí se puede y Ganar Cádiz en Común al frente de San Juan de Dios y que, a su vez, puede enturbiar aún más las malas relaciones entre las partes. Una dependencia que ya propició decisiones traumáticas para el equipo de Gobierno como la denegación de los presupuestos municipales de 2016, que en la actualidad están prorrogados.

Con todo, el recorrido de lo que se decida hoy puede ir mucho más allá de la simple paralización de la remunicipalización de los servicios de playas.

¿Qué se vota hoy?

El orden del día de la convocatoria de la Junta General de Cádiz 2000 recoge, a solicitud del PP, cuatro puntos. El primero de ellos es el de la detención del proceso del rescate de los contratos en favor de la sociedad municipal.

A partir de ahí, el segundo de los asuntos a tratar es la solicitud de un informe al jefe de Recursos Humanos del Ayuntamiento con el fin de conocer la situación en la que quedarían los trabajadores que han sido subrogados, de manera que no se vean perjudicados si se tuvieran que volver a licitar los servicios. Por su parte, en el tercero de los puntos se pretende solicitar un informe a la Intervención y a la Tesorería sobre si se ha realizado una transferencia de crédito para poder afrontar las obligaciones que se derivan de la asunción de las actividades que realizaban las tres empresas adjudicatarias de los servicios de playas.

Por último, la cuestión más polémica, y que volverá a enfrentar a la oposición y al equipo de Gobierno, será el debate sobre si se inician acciones judiciales de reclamación patrimonial y todas las que se puedan derivar de la actuación del presidente de Cádiz 2000, Álvaro de la Fuente, al frente de la sociedad por haber tomado decisiones sin contar con el visto bueno del Consejo de Administración.

El futuro

Si el PSOE decidiera en la Junta General de Cádiz 2000 mantener su abstención o transformarla en un voto positivo a la paralización de la remunicipalización de los servicios de playas, la principal duda que surge es qué va a suceder en el futuro.

El freno a la internalización de los servicios por parte de esta sociedad municipal dejaría en el limbo su prestación, a pesar de estar finalizada la temporada de playas. En los arenales sólo se mantienen en activo un retén del servicio de mantenimiento de la arena que funciona durante todo el año y uno de los módulos de la playa de la Victoria. Por su parte, el servicio de salvamento y socorrismo no volverá a estar disponible hasta el próximo Domingo de Ramos, momento en el que empieza la pretemporada.

En los tres casos, los contratos han sido rescatados tras haber finalizado o tras anularse las prórrogas que se estaban ejecutando. Ante esto, en la posible marcha atrás no podrá volver a contar con las empresas que estaban prestando los servicios afectados por la remunicipalización.

Por este motivo, el equipo de Gobierno se vería obligado a volver a elaborar los pliegos de condiciones de las tres prestaciones para sacarlas a licitación. Una acción contraria al procedimiento en curso, con el que se pretende recuperar los servicios que han sido externalizados para que no los realicen empresas privadas.

Asimismo, otro aspecto que quedaría por definir es la situación de los trabajadores que durante el invierno permanecen en las playas, que deberían quedarse bajo el paraguas de Cádiz 2000 hasta que no se adjudiquen los contratos. Un tema al que hay que sumar una nueva subrogación de las plantillas.

Con todo, queda por saber la defensa que hará el equipo de Gobierno de la remunicipalización si ésta queda en suspenso.

una bala en la recámara

Si el PSOE decidiera votar en contra de la paralización de la internalización de los servicios de playas, el PP todavía tiene una bala en la recámara para conseguir este fin: la vía judicial. A la par que se celebró el Consejo de Administración de Cádiz 2000, la Subdelegación del Gobierno anunció la presentación de un recurso contencioso-administrativo contra este procedimiento al considerar que no cumple con la legislación vigente. Una actuación semejante a la realizada en otros lugares de España en los que también se ha optado por el rescate de prestaciones externalizadas. Un camino incierto al que todavía le queda un largo recorrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios