Turismo Señales en el pavimento

Unas líneas que crean controversia

  • Las guías turísticas que se han pintado a lo largo del Casco Histórico de la ciudad han creado entre los expertos y los visitantes opiniones de todos los gustos sobre su verdadera funcionalidad y su estética

Comentarios 44

Las líneas de colores que sirven de guías turísticas a los visitantes de la ciudad han suscitado opiniones dispares acerca de su uso y de su forma. Se trata de una iniciativa puesta en marcha hace poco por el Ayuntamiento, pero que no es nueva, ya que hace años se realizaron iniciativas parecidas que al final no cuajaron. De hecho, en el suelo de algunas calles del barrio del Pópulo quedan restos de pintura roja de una antigua línea turística que se remonta a la regata que hubo en la ciudad en 1992 que conmemoraba el quinto centenario del Descubrimiento de América.

Los beneficiados de la iniciativa, es decir, los turistas, se muestran encantados. Clemence Boutier, una francesa que pasó varios días en Cádiz la semana pasada, comentaba entusiasmada que es "algo muy bueno para visitar una ciudad" y que iba "siguiendo las líneas por donde fueran". "He visto Cádiz entera sin el agobio de estar mirando un mapa y eso es algo que se agradece, ya que las líneas están por todas partes y en ningún momento me sentía perdida, la verdad que Cádiz es una ciudad muy bonita a la que merece la pena venir".

Otro turista, Felipe Gómez, que venía desde Galicia, la consideraba innecesaria. "La verdad es que he venido a la ciudad otras veces y la conozco, pero creo que no es necesario, ya que es muy pequeña y opino que es difícil perderse, con lo que lo único que hacen las líneas es cargarse las calles de la ciudad porque tienen un color demasiado llamativo que no pega nada en absoluto con el aspecto antiguo de Cádiz".

Opiniones dispares entre los viajeros, aunque la mayoría de ellos comentaba que estaban muy satisfechos con la línea que atraviesa el Casco Histórico y que era algo poco visto en las ciudades hoy día.

La presidenta de guías turísticas de la ciudad, Dori Nuñez, destaca la idea como "positiva", pero "lamenta" su ejecución.

"Creo que el principal problema es la tonalidad que han elegido a la hora de pintar las rayas, el verde es demasiado chillón y también está el azul aparcamiento. Por otro lado, creo que, en principio, la idea es muy buena y que facilita el trabajo de los mapas y es una ayuda magnífica para los turistas que vienen a la ciudad y pretenden pasear tranquilamente por sus calles".

Afirma, además, que las tonalidades se han cambiado con respecto al boceto planteado originariamente y que son diferentes las del suelo de las que están en los mapas. "Hubiera preferido el azul oscuro inicial al aparcamiento actual y el rojo clásico que ya se usó en 1992 al naranja o el violeta que hay hoy por ahí".

Otra cosa que pide Dori es que, ya que las han pintado, se mantengan. "Espero que no suceda como en las otras veces que las han hecho y luego las han dejado de lado, no las han cuidado y han acabado por desaparecer". Habla de las rutas que hubo positivamente. "Había cuatro que estaban muy bien, si se mantiene, la idea actual es buena, el debate puede surgir por la estética, pero a los turistas la idea les parece fenomenal y la mayoría de ellos afirma que nunca había visto nada parecido". Concluye diciendo que "la idea original está basada en la ciudad americana de Boston, que tiene azulejos por el suelo que indican el camino a seguir a los foráneos".

Cuatro son los colores y cuatro las rutas, el verde para el Recinto Medieval y la Puerta de Tierra, el naranja para Castillos y Baluartes, el violeta para Cargadores a Indias y, por último, el azul para la Constitución gaditana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios