Los líderes iberoamericanos se alojarán en tres hoteles de la Bahía

  • La delegación española con el Rey y el presidente del Gobierno a la cabeza se quedarán en el Parador de la capital gaditana · El Muelle Ciudad se convertirá en un aparcamiento para los coches oficiales

Comentarios 10

Todos los jefes de Estado con sus respectivas delegaciones se van a alojar en tres hoteles de cinco estrellas de la Bahía gaditana durante la celebración de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado que tendrá lugar en Cádiz los días 16 y 17 de noviembre. Aunque el lugar no se ha concretado, los sitios que reúnen ese perfil se reducen casi al mínimo.

Mientras que los países extranjeros estarán en la Bahía, el Rey y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con sus respectivas delegaciones se alojarán en el recién estrenado Parador Hotel Atlántico. En la ciudad también van a quedar alojados determinados invitados especiales que tienen previsto acudir a la Cumbre, como es el caso del presidente de la Comisión de la Unión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Otra de las novedades que se dio a conocer ayer es que el Muelle Ciudad se va a convertir en una gran zona de aparcamiento para todos los coches oficiales de los líderes, delegaciones y distintas autoridades que vendrán a Cádiz durante esos días.

Estos datos se dieron a conocer en la mañana de ayer en el transcurso de la visita de la avanzada de la Cumbre, es decir, una representación de unas 150 personas que están desde ayer y hasta el miércoles en Cádiz para analizar y ultimar todos los detalles del encuentro de jefes de Estado y para visitar los distintos lugares donde va a tener lugar la misma. En esta avanzada venían tres embajadores, los de Honduras, Guatemala y Andorra, jefes de protocolo, seguridad, sanidad, prensa y también jefes de gabinete de Presidencia de los distintos líderes iberoamericanos que se han desplazado desde los países. Asimismo, por parte española había representantes de la Casa Real, los ministerios de la Presidencia, Interior y Asuntos Exteriores y también del órgano que aglutina a toda la Cumbre, la Secretaría General Iberoamericana. De todas las delegaciones que estuvieron ayer, la más numerosa fue la mexicana con 12 miembros, mientras que Venezuela no estuvo por el proceso electoral que se vivió el domingo en el país con las presidenciales, y Paraguay, que ni siquiera va a acudir al encuentro tras la destitución del presidente electo, Fernando Lugo. De este modo, hubo representación de 20 de los 21 países que asistirán a la Cumbre.

El Ayuntamiento de Cádiz les dio ayer la bienvenida en el Centro de Arte Flamenco de la Merced con una breve intervención de Teófila Martínez, que estuvo acompañada del director de la Unidad de Apoyo creada ad hoc para la Cumbre, Andrés Costilludo, y el subdelegado del Gobierno en la provincia, Javier de Torre.

Por la tarde tenían previsto mantener un encuentro en el que se explicará a las delegaciones todos los aspectos organizativos de la Cumbre y después se llevaron a cabo reuniones por departamentos para tocar temas relativos a alojamientos, seguridad, acreditaciones y protocolo entre otros. Para el día de hoy la agenda se va a centrar en realizar visitas a los lugares que van a servir de escenario para la Cumbre: el Oratorio, donde se hará la foto de familia de los líderes iberoamericanos en la tarde del 16 de noviembre como homenaje a la ciudad y a la Constitución de Cádiz; el Gran Teatro Falla, que es el lugar elegido para la inauguración oficial de la Cumbre el mismo 16; y el Palacio de Congresos, que es donde se llevarán a cabo las reuniones de trabajo el 17 y de donde saldrá la Declaración de Cádiz.

Asimismo, se va a realizar una visita a los hoteles donde quedarán alojadas las delegaciones, y al aeropuerto de Jerez, que será el lugar al que llegarán algunos de los líderes iberoamericanos. La forma de llegada de los líderes será variada. Aquellos que tengan avión oficial lo harán a bordo del mismo, pero esta circunstancia sólo se produce en el 50% de los casos. El resto llega a Madrid en avión regular y a partir de ahí tendrán dos opciones: llegar a Cádiz el 15 por vía férrea con los trenes que pondrá Renfe a disposición de la Cumbre, o ya el 16 con un avión fletado por el Estado español.

La avanzada ya para mañana volverá a tener otra reunión en el Palacio de Congresos para limar algunos aspectos, solventar dudas y hacer algún tipo de propuesta si la hubiera. Al mediodía serán trasladados de nuevo a Madrid por vía férrea, ya que hay que tener en cuenta que Renfe es uno de los patrocinadores de la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Presidentes de Gobierno.

Según lo que avanzó ayer Andrés Costilludo, en ningún momento la organización de la Cumbre llegó a barajar la idea de alojar a los periodistas y parte de las delegaciones en barcos de crucero que estuvieran atracados en el Muelle Ciudad de la capital gaditana. El propio Costilludo dijo, entre otras cuestiones, que económicamente no era viable y que, además, con el alojamiento en hoteles de la zona también se dejaba el dinero aquí.

Con respecto al tamaño de una ciudad como Cádiz para acoger un evento de estas características, desde la unidad de apoyo se asegura que "ha habido que modular algunos aspectos que se hacían en otras cumbres pero no ha habido mayores problemas". En materia de seguridad, por ejemplo, no plantea mayores esfuerzos e incluso puede que sea necesario un dispositivo incluso menor que en otros lugares. En este aspecto la prensa es la que puede tener más limitaciones debido a que en algunos casos la cobertura será en régimen de pool con la señal de algún medio de carácter público por la imposibilidad de entrar a lugares como por ejemplo el Oratorio. En el Palacio de Congresos por ejemplo se va a habilitar un gran centro de prensa con 400 puestos de redacción y lugares para las emisoras de radio y cadenas de televisión

Y es que la Cumbre mueve una maquinaria gigantesca. Según los cálculos de Andrés Costilludo habrá unas 800 personas entre todas las delegaciones y unos 1.000 periodistas acreditados. Para esta última cifra toman como referencia la cumbre latino-europea que tuvo lugar en Madrid en el año 2010, donde la cifra superó las 1.000 personas.

Con respecto a las delegaciones de los distintos países, se va a dar como máximo unas 25 acreditaciones por país, aunque después con cada uno de ellos pueden llegar más personas.

Costilludo reconoció que en algunos momentos habrá que realizar cortes en algunas vías de circulación, "pero será con el mínimo tiempo posible" y afirmó que no ocurrirá lo mismo que en Salamanca donde incluso se cortaron las clases en los colegios ante la dificultad de moverse por la ciudad. En este caso, la Cumbre comenzará oficialmente en la tarde del viernes cuando ya no hay clases.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios