El rocío 2008 Los preparativos de la hermandad de Cádiz

Un largo camino para llegar a El Rocío

  • Mañana sale la hermandad del Rocío de Cádiz para cumplir con una romería. Antes de iniciar la marcha, son muchos los meses de trabajo y preparativos que llevan estos rocieros

Comentarios 4

Mañana parte de la iglesia de San José la hermandad del Rocío, para cumplir un año más con su romería hasta la ermita almonteña. Un camino que para los rocieros no empieza mañana, sino que llevan preparándolo y trabajando meses en ello. Son ocho días fuera de sus casas, y todo tiene que estar preparado a la perfección para cumplir con su visita a la Virgen del Rocío.

En la mayoría de los casos, los preparativos son los mismos, aunque las formas de hacer el camino son bien distintas. Una de las posibilidades es realizar la romería en una carreta, como cada año hace Pepe Gamero con un grupo de amigos. En total son doce, una cantidad que él cree que está bien "para ir cómodos, aunque la carreta puede llevar hasta dieciocho personas".

Hacer el camino en una carreta tiene mucho trabajo previo, "porque hay muchas cosas que hacer ya que la carreta no es nuestra, sino que viene del campo y hay que limpiarla, prepararla, adornarla, habilitarla,...", comenta Pepe Gamero. Por eso, la docena de hermanos que van en esta carreta llevan dos meses trabajando para ponerla a punto. Y no sólo eso; durante todo el año van reservando el dinero que necesitan para realizar el camino, contando también con el tractor y conductor que tienen que remolcar el vehículo.

El pasado sábado celebraron un pequeño acto en el parque móvil de la Policía Local, donde está la carreta, para bendecirla de cara a mañana, cuando se pondrán en marcha camino de Almonte, adonde también viajaron este fin de semana "para llevar la mitad de las cosas, las que no utilizaremos en el camino" pero que necesitarán cuando lleguen a la casa de hermandad de Cádiz en la aldea, donde pernoctarán hasta el martes, cuando se inicia el camino de regreso.

Otra forma de hacer la romería del Rocío son con vehículos todoterreno, sin carretas. Así es como lo hace Remedios desde que hace algunos años dejaron de ir en carreta, "que es otra experiencia". Reme -como se le conoce en la hermandad- lleva preparando intensamente el camino "desde que terminó Semana Santa", hace ya un mes. Los motivos son bien contundentes: el primero es que en su casa el trabajo se multiplica por cuatro, ya que realizan la romería ella, su marido y sus dos hijos; y el segundo, "que como he adelgazado he tenido que coser todos mis trajes".

Los días previos de la romería, el salón de Reme es un auténtico escaparate rociero: hay trajes, sombreros, botos, camisas, chaquetones y todo tipo de prendas y complementos que los cuatro necesitarán tanto para la ida como para la vuelta y la estancia en Almonte. Además, ellos se encargan de preparar la comida durante los días de camino y en El Rocío, donde van a una casa alquilada con otros 18 hermanos de Cádiz.

Por eso, en su caso el camino se prepara desde octubre, "cuando aprovechando la misa de la hermandad en Almonte buscamos la casa que vamos a alquilar". Desde ahí comienzan unos preparativos que en las últimas semanas han alcanzado su máxima expresión. "Hay que programarlo todo, porque en el camino no te puede faltar nada, ya que no tienes posibilidad de conseguirlo".

Para ello, los rocieros tienen un don especial de organización y de aprovechamiento de espacio. A ello se une que el grupo con el que hace el camino Reme tienen previsto año tras año el mismo menú, "que algún año deberemos cambiar porque ya se hace un poco aburrido", comenta entre risas.

Al igual que hiciera Pepe Gamero el fin de semana, Reme viajó el jueves (aprovechando el día festivo) hasta El Rocío para llevar cosas. Para ella, el camino "es como los partos: lo pasas muy mal pero cuando llegas allí se te olvida todo y repites al año siguiente; así, al menos, llevo yo 20 años". Y mañana comenzará su 21 romería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios