Bicentenario La polémica del castillo de San Sebastián

Siete kilos con billete de ida pero no de vuelta

  • El Ayuntamiento envió el proyecto a De la Vega y a Zarrías pero nunca ha llegado a la sede del Consorcio a Cádiz

Comentarios 1

El proyecto para la rehabilitación del castillo de San Sebastián elaborado por la Oficina Técnica Municipal fue enviado el 13 de febrero, tal y como había confirmado el Ayuntamiento hace unos días. En la sede del Consorcio para el Bicentenario, que está situada en la plaza de San Antonio, siguen sin tener ese documento a día de ayer.

Lo cierto es que por las pruebas aportadas por el Consistorio el envío del proyecto sí se realizó el pasado 13 de febrero a través de Correos con dos destinatarios con nombres y apellidos. Uno para María Teresa Fernández de la Vega, como vicepresidenta del Gobierno, al complejo de la Moncloa de Madrid. El otro al propio Gaspar Zarrías como presidente del Consorcio. Este último se envía al Palacio de San Telmo en Sevilla, donde Zarrías tiene su despacho como consejero de la Presidencia.

El Ayuntamiento presenta el albarán de entrega con los documentos que se encuentran dentro del tramo de pesos que tienen los dos documentos del proyecto, en total siete kilos, el cual consta en poder de este medio. Asimismo, también se puede consultar en la red que el paquete para Fernández de la Vega se entrega el 18 de febrero y el de Zarrías el 22.

Cada uno de los envíos incluye una carta en el que se le anuncia que se le adjunta el proyecto de restauración y consolidación del castillo de San Sebastián. En el escrito, que es igual para los dos destinatarios, se les explica que las obras que incluye el proyecto "son las necesarias para poner el edificio de acuerdo con sus valores arquitectónicos, sustituyendo añadidos, recuperando elementos originales y consolidando la estructura inicial, sin que dicha actuación hipoteque ni condiciones un futuro proyecto de adecuación al uso que se decida".

Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz, que es la que firma la misiva, asegura que su "única" intención al enviar este proyecto de obras "imprescindibles para cualquier uso posterior, es adelantar tiempo hasta que por parte del Consorcio se decida entre todos su futuro uso".

En este sentido, el Ayuntamiento trata de demostrar que ha enviado los dos tomos del proyecto, uno con toda la memoria y el otro con los planos. En el Consorcio, tal y como aseguró hace unos días su directora-gerente, María Luisa García Juárez, lo que se tenía constancia era de un documento que eran unas consideraciones previas.

Por ello, el Consorcio decidió también para que no se perdiera tiempo que el proyecto de rehabilitación lo redactara y ejecutara Tragsa, la empresa pública dependiente de la Administración general.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios