El juez libera el acceso a los Talleres Ferrocarril

  • El taller cree que el auto implica la suspensión de la obra y la promotora que sólo tiene que variar la entrada de camiones

“Requiérase al dueño o encargado de la obra para que suspendan inmediatamente los trabajos que obstruyan, obstaculicen o impidan el paso de automóviles y de personas al lugar donde ejerce su actividad la actora”. Esto es lo que dictamina el auto judicial dictado ante la demanda realizada por Talleres Ferrocarril contra la promotora y constructora de Bodegas Abarzuza. El dictamen también admite a trámite la demanda y convoca la vista para el 16 de septiembre.

Este párrafo tiene dos lecturas: para la promotora, no le obliga a parar toda la actividad, por lo que continúa con los trabajos aunque ha variado la entrada al solar de la maquinaria. Para Francisco Ramírez, de los talleres, sí que le obliga a cesar las obras, algo que tratará ahora con su abogado.

El propietario de los talleres asegura ante el juzgado que los camiones que trabajan en el solar obstaculizan el acceso a su negocio y ya han ocasionado enfrentamientos con algunos clientes, algo que la empresa no comparte. Esta última dice que los camiones sólo pasaban por el acceso en un tramo de algunos metros y sólo paraban para incorporarse al tráfico rodado. La empresa está en desacuerdo con el auto judicial, contra el que actuará.

En todo caso, el de la promotora (Pinares del Sur) y Talleres Ferrocarril es un largo litigio que tiene ya dos sentencias judiciales. Ambas han fallado que la nave  que Pinares dio Ramírez para que se trasladara y abandonara Bodegas Abarzuza incumple la normativa urbanística.

De hecho, el pasado 1 de julio, sobre las diez y media de la mañana, personal de la empresa Icano enviado por Urbanismo acudió a esa nave (situada en la Zona Franca) para tratar de demoler la parte que es ilegal, pero no consiguió: Ramírez les impidió el paso. De hecho, él mismo explica el motivo: en el interior de la nave hay maquinaria de su propiedad y nadie le “garantizaba” que ésta no sufriría daño.

En todo caso, Talleres Ferrocarril iniciará otro proceso judicial para exigir a Pinares del Sur que restablezca la legalidad urbanística en la nave de la calle Jimena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios