El plan hotelero del Valcárcel cumple 10 años sin perspectivas de desarrollo

  • Diputación y Zaragoza Urbana siguen sin ponerse de acuerdo para finiquitar el contrato Teófila Martínez considera esencial sacar adelante un proyecto "de primera magnitud"

Comentarios 8

Diez años y parece que fue ayer. Diez años se cumplen este mes desde que se puso en marcha, por parte de la Diputación Provincial, el plan para transformar la antigua Institución Valcárcel en un hotel de lujo, el primero de cinco estrellas para la ciudad. En aquel momento el cálculo era contar con el 'nuevo' edificio en 2007, con la intención de convertirlo en uno de los referentes para la celebración del Bicentenario de la Constitución de 1812 en la ciudad.

Han pasado diez años y el edificio sigue vacío, como ya estaba en 2003. Incluso la Escuela de Hostelería ha tenido que salir por patas, hace apenas unas semanas, debido al mal estado del inmueble, cuya degradación avanza días tras días sin que ninguna administración tome medidas.

Adquirido el edificio, uno de los inmuebles con mayor valor histórico, arquitectónico y cultural de la ciudad, por Zaragoza Urbana la empresa finalmente desistió de acometer las obras, para las que preveía una inversión de unos 60 millones de euros, en octubre de 2010. Desde entonces la compañía intenta que la propiedad del inmueble retorne a manos de la Diputación, pero aunque ya han pasado mas de dos años desde el anuncio de su abandono las dos partes no han sido capaces de cerrar la negociación con éxito.

La Diputación Provincial, desde que el Partido Popular asumió su gestión, mantiene un mutismo absoluto sobre las negociaciones, sobre el estado del edificio, sobre el mantenimiento del mismo y, sobre todo, sobre el propio futuro del equipamiento. A pesar de los intentos de este periódico a lo largo de toda esta semana, nadie de la administración provincial ha respondido a estas cuestiones. De igual manera pasa con Zaragoza Urbana, empresa propietaria del Hotel Playa y que salió muy quemada de todo este proyecto y de las numerosas trabas administrativas que se fue encontrando desde que se hizo con el edificio a principios de 2013. En todo caso, fuentes cercanas a la negociación indicaron a este diario que por el momento no se ve cercana una solución.

Desde el Ayuntamiento, administración que tuvo que modificar en su momento el ordenamiento urbanístico para permitir la conversión en hotel del viejo centro educativo, se ha mostrado en diversas ocasiones la preocupación por la paralización de esta operación y por la degradación del propio edificio. La alcaldesa, Teófila Martínez, indicó el pasado viernes a este diario que el Ayuntamiento "está dispuesto a colaborar con la Diputación, que está haciendo todo lo posible, si en algo depende de nosotros este acuerdo", aunque descarta cualquier conversación con la empresa hotelera "ya que nuestra parte del convenio (urbanístico firmado en su día) la hemos cumplido en su totalidad".

Para Martínez el viejo Valcárcel "es un elemento dinamizador para la ciudad, ubicándose en un entorno donde ya el Ayuntamiento ha venido trabajando desde hace años y sacando adelante proyectos que o ya están listos o están en ejecución. Valcárcel, como hotel (uso que el Ayuntamiento sigue defendiendo), es fundamental para el crecimiento de la oferta cultural y turística no solo de la capital sino de toda la Bahía", afirmando que un equipamiento de este tipo (que en el proyecto de Zaragoza Urbana tenía como arquitecto a Rafael Moneo) "tendría el mismo efecto que el Parador Reyes Católicos ha tenido en Santiago de Compostela. Junto al nuevo Parador Atlántica sería una oferta de primera magnitud para Cádiz".

Critica Martínez la gestión en este asunto del PSOE al frente de Diputación. "Ha sido un auténtico desastre y un claro obstáculo en el camino del Doce. Nosotros siempre estuvimos dispuestos a ayudar con transparencia, sin enfrentamiento político, pero a cada paso que se daba la Junta ponía inconvenientes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios