Los hosteleros de la Punta piden que se abra el tráfico en la zona

  • Los dueños de los bares aseguran que sus ventas han descendido en un 50%

Los hosteleros de la Punta de San Felipe han pedido al Ayuntamiento que levante la prohibición de la circulación de vehículos durante las noches de movida. Los propietarios de los bares aseguran que sus cajas se han resentido hasta un 50 por ciento por culpa de este tema, "ya que las dificultades para encontrar aparcamiento y llegar hasta allí hace que mucha gente desista de la idea de ir".

La Asociación de Hosteleros de la Punta ha mantenido sendas reuniones con el teniente alcalde de Seguridad Ciudadana, Evelio Ingunza, y con el de Fiestas, Vicente Sánchez, en las que les han expresado su preocupación por la actual situación que están viviendo. En este sentido, el portavoz de este colectivo, Luis Machuca, señaló que al haber mucha menos gente, también el riesgo de atropellos es mínimo.

El descenso de las cajas se produce, entre otras cuestiones, "porque ahora el público que llega a la Punta es de menos edad y menos poder adquisitivo".

Los hosteleros tienen esperanzas de que se levante la prohibición próximamente, ya que han visto receptivos a los representantes municipales.

Otro de los asuntos que se han tratado en las reuniones es el del acondicionamiento del botellódromo, en el que están previstas la instalación de varias barras y un escenario para actuaciones. Luis Machuca afirma que la explotación de las barras "debería ser para nosotros, aunque todavía también está por decidir si se van a poder vender bebidas alcohólicas o no". Las previsiones del Ayuntamiento de Cádiz es que a mediados de enero ya pueda estar listo el botellódromo, aunque desde la asociación se ha pedido que se trate de adelantar la fecha, sobre todo para aprovechar las noches del 24 y el 31 de diciembre.

Los hosteleros también trasladaron a la Policía Local su preocupación porque llegan a la zona muchos menores con bebidas alcohólicas, algo que se va a trasladar posteriormente a la Policía autonómica.

El botellódromo había sufrido numerosos desperfectos antes de que haya sido inaugurado. En el mismo se han puesto unas mamparas transparentes para proteger a los jóvenes y evitar también su caída al agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios