Las hipotecas y el alto tren de vida se comen los ahorros

  • Los gaditanos sólo consiguen retener en la cuenta 8,11 euros de cada cien que ingresan

El desmesurado tren de vida que las familias han llevado en los últimos años empieza a pasar factura. Los ingresos cunden cada vez menos porque las muchas deudas contraídas hasta ahora gracias a los altos rendimientos inmobiliarios están subiendo por encima de lo deseable y hasta de lo asumible. La consecuencia es inevitable: los crecientes préstamos se comen los ahorros y la capacidad de gasto es cada vez más limitada.

Aunque este escenario no es exclusivo de los gaditanos, sí resulta más duro de afrontar si se cuenta con la menor renta disponible del país. La diferencia es clara: Cádiz es la única provincia con un ahorro medio por persona que no llega a los mil euros al año. Es de sólo 916 euros, mientras que el promedio nacional es más del doble (2.093) y algunas zonas como Álava o Soria llega a los 3.846 y 3.379, respectivamente. Y aunque podría pensarse que el nivel de vida es más elevado en algunos de estos puntos (caso del País Vasco o Cataluña), también Cádiz sale perdiendo en la cuota del dinero disponible que consigue retener al cabo del año, igualmente la más baja del país: sólo consiguen reservar 8,11 de cada cien euros que llegan a su bolsillo, mientras que para el conjunto de españoles es de 13,65.

Esta capacidad es menor a la que se tenía a principios de siglo. Entonces era un 9,08%, mientras que a nivel nacional llegaba al 13,89%, pero al comparar ambas evoluciones, resulta evidente que la caída ha sido mucho más precipitada en Cádiz (casi un punto frente al 0,24 general). Esto significa que los gaditanos han empeorado más que el resto su ya de por sí mala situación económica, lo que les ha sumido definitivamente en la última posición del país alejándose de otras como Granada, Jaén o Huelva, y también de Sevilla, que, al contrario que la mayoría, ha mejorado su cuota de ahorro y ha abandonado la condición de farolillo rojo que tenía en 2000 (la segunda era Cádiz).

La clave de este despertar hispalense es que en este tiempo (de 2000 a 2006) han pasado de tener un balance positivo en la cuenta de 840 euros a 1.133 (al año), lo que supone un aumento del 34,9%. Un salto considerable, incluso superado por otras provincias vecinas como Málaga (45,3%), que duplica a la modesta variación de Cádiz, del 19% (de 770 a 916), lo que vuelve a colocarla también en el furgón de cola del país junto a Guadalajara o Almería. De hecho, por primera vez en este periodo el volumen absoluto de ahorros ha bajado, ya que en 2005 eran 926 euros, lo que demuestra que los gastos crecen por encima de las rentas. Y en gran parte estos mayores desembolsos se deben a los crecientes intereses de los préstamos y créditos asumidos en los últimos años que, además de incrementar el pasivo de los hogares, restan posibilidades de inversión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios