El hilo de la historia

  • Sigue la minuciosa restauración del manto de Desconsuelos de Afligidos

El hilo de la historia El hilo de la historia

El hilo de la historia

Ha pasado un verano, un invierno y de nuevo otro verano. Han visto pasar una fiesta de la Virgen del Rosario, una Navidad, una Semana Santa, la magna mariana... Y en el silencio imperceptible de un segundo piso se siguen tirando, sin descanso, sin prisa pero sin pausa -como dice el capataz- del hilo de la historia de Afligidos. Los bordadores gaditanos Juan Carlos Romero y Javier Piñero siguen enfrascados en el enorme reto de recuperar en todo su esplendor el manto de salida de la Virgen de los Desconsuelos.

Posiblemente, este trabajo esté siendo el de mayor envergadura de cuantos ha afrontado en los últimos años esta hermandad del Jueves Santo, en su empeño por recuperar la estampa más clásica que identificó al soberbio misterio de la calle de la Amargura. Y además han apostado porque esta labor se haga con mano de obra gaditana, a través de dos de sus mejores exponentes en el mundo del bordado.

El trabajo a realizar en las piezas del manto se ha convertido en bastante más voluminoso, delicado y esforzado de lo que se preveía, pues el estado del manto era mucho peor que el que aparentemente presentaba. Pero ni la cofradía ni los bordadores se han echado atrás. Y ahí siguen en el taller de Santa Lucía -un auténtico museo desde la puerta de entrada al bastidor, dicho sea de paso- dando puntadas a la historia de la corporación, ya sea invierno o verano, al amparo de un calefactor o de un ventilador.

Sirva el ejemplo de Afligidos con el manto de Desconsuelos para poner de relieve la importante labor de restauración del patrimonio que en los últimos años vienen realizando las hermandades gaditanas. Aunque el esfuerzo sea mayúsculo (como lo está siendo en este caso). Aunque agosto apriete los termómetros. Ya llegarán mejores temperaturas, puesto que el trabajo en el taller de Juan Carlos Romero y Javier Piñero con este manto, puntada tras puntada, día tras día, se vaticina al menos hasta diciembre, cuando llegará la recompensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios