campanadas desde san Juan de Dios Retransmisión desde Cádiz para Andalucía de la entrada del nuevo año

Los gaditanos brindan por el Doce

  • Numerosos ciudadanos asisten desde la plaza del Ayuntamiento a la llegada de 2012 que será especial para la ciudad · Cádiz da la bienvenida a un año marcado por el Bicentenario de la Constitución de 1812

Comentarios 5

"¿Por qué está aquí?". "Por la Pepa, por la Constitución". El 2012, el tan esperado Doce, nacía en Cádiz con las campanadas del reloj del Ayuntamiento con numerosos gaditanos -aunque no sólo gaditanos- reunidos en la plaza de San Juan de Dios para tomar las uvas y brindar por el nuevo año. La tradición, la de disfrutar en familia, o entre amigos, de la entrada de un nuevo año, ya fuera en casa o en alguna fiesta, quedó alterada para quienes decidieron vivir un momento importante para la ciudad, el inicio de la conmemoración del Bicentenario, en la calle, ante el Consistorio, con toda Andalucía pendiente a través de la televisión andaluza de este instante. Quisieron, durante unos minutos, ser partícipes de la historia de la ciudad. Y lo consiguieron. Unos trasladaron los hábitos de la Nochevieja. Otros quisieron compartir su fiesta. Incluso, algunos, influidos por el espíritu del Doce, recordaron a los personajes de esa época, vestidos para la ocasión.

"Creíamos que iba a haber más gente vestida como nosotros, Pero, fijáte que somos los únicos", comenta Dolores, sonriente por ser de los pocos ciudadanos que habían pensado en llevar ropajes de antaño. Caballeros diputados, damas, bandoleros sorprendían entre abrigos, guantes y bufandas con los que los gaditanos combatían el frío de noche (no excesivo, por cierto). Dolores iba del Tempranillo, el famoso bandolero español que luchaba contra los franceses en Sierra Morena. "Voy del Tempranillo, a ver si hay un banco abierto y le pego un atracón", explicaba entre risas ya tranquila, después de las campanadas y de brindar.

La falta de música tras el inicio del 2012 llamó la atención a los presentes, que esperaban que durante unos minutos el ambiente de fiesta, de jolgorio, continuara un poquito más antes de proseguir la celebración en otro sitio. Sí habían sonado en la plaza villancicos navidaños como Blanca Navidad. O el sonido de los pitos de caña y de un bombo de una familia que llegó a San Juan de Dios cual si de un pasacalles carnavalero se tratara. Encarna, que sostenía una pancarta en sus manos, señalaba que era la forma en que su familia había decidido celebrar la fiesta. "Lo hemos hecho así para crear ambiente. Por la Pepa, por la Constitución". Desde Cádiz para todo el mundo. ¡Viva la Pepa!, rezaba el lema que portaba. Más práctico resultaba el mensaje que Germán había escrito en una cartulina y que blandía cada vez que la cámara de Canal Sur hacía un barrido cerca de su posición. "¿Quién me da un trabajo?", preguntaba, con su número de teléfono (956264992) también escrito.

Y llegó el momento de que la campana del Ayuntamiento resonara. Y después, los fuegos. Unos fuegos artificiales, espectáculares, que encendieron aún más los ánimos de quienes daban la bienvenida a Cádiz 2012, como unas letras luminosas anunciaron en los primeros segundos del nuevo año. Todos los ojos se habían vuelto hacía arriba poco antes. Pendientes del reloj del Consistorio, atentos a los fuegos de artificio.

El momento de las campanadas ya había pasado, el instante de intentar tomar las uvas a tiempo entre las bromas habituales número a número hasta el doce. Puede que a algunos les faltara alguna, los más previsores habían contado y recontado. Lo que no se olvidó fue el brindis, en vasos o copas de plástico, con baño de champán en el momento de abrir las botellas. Ni los besos y abrazos mientras se felicitaba el nuevo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios