El gaditano trasplantado de pulmones e hígado sale de la UCI

  • Permanece en el Reina Sofía de Córdoba donde evoluciona favorablemente

Comentarios 4

Emilio José Correro ya está en planta y su evolución es buena. El joven gaditano de 20 años se sometió el pasado 30 de abril a un trasplante múltiple, de los dos pulmones y el hígado, en el Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Fue a final de la semana pasada cuando tras casi dos meses ingresado los médicos decidieron trasladarlo desde la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en la que había permanecido hasta el momento al área de hospitalización normalizada.

Se encuentra bien, así lo ha explicado su hermana Pilar a Diario de Cádiz, pero los médicos aún no les han señalado una fecha aproximada en la que puedan darle el alta y volver a Cádiz. Ahora lo más importante, dice Pilar Correro, es que Emilio gane peso pues este es el motivo por el que precisa un mayor control. Por lo demás, añade, "está teniendo una buena recuperación después de que al principio se diesen algunos problemas y está haciendo un plan de rehabilitación y ejercicios".

La fibrosis quística, una enfermedad genética que suele afectar a los órganos vitales, es la patología que ha acompañado a Emilio José Correro desde su nacimiento y la que ha hecho que necesitara este complejo trasplante de órganos.

La operación, además de devolver la alegría a Emilio y su familia, supuso un hito médico. De hecho se trató de la cuarta intervención de este tipo realizada en España y la tercera en Andalucía. El primer trasplante de estas características se hizo en el Hospital La Fe de Valencia en 2002. Los otros tres se han llevado a cabo por parte de profesionales del centro sanitario cordobés; uno en 2003, otro en 2007 y el último, el de Correro, el pasado 30 de abril. El Reina Sofía es el único hospital de Andalucía y de los pocos en toda la nación acreditados para este tipo de cirugías.

El trasplante hepato-bipulmonar es uno de los más complejos desde el punto de vista técnico pues se realiza la sustitución de los tres órganos en el mismo acto quirúrgico y en el menor tiempo posible. Un equipo configurado por unos 50 especialistas entre cirujanos, neumólogos, hepatólogos y anestesistas, entre otros, trabajaron de forma coordinada durante diez horas para que la intervención fuera un éxito.

Al margen de las dificultades de la operación está la de encontrar un donante que reúna las características necesarias. La mayor concienciación de la población a la hora de donar y, en otro nivel, el avance de la técnica quirúrgica y de los tratamientos inmunosupresores hacen que cada vez sean más habituales este tipo de intervenciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios