El gaditano también mira ya el dinero en la cesta de la compra

  • Una de las medidas para ahorrar en el consumo básico es comprar más productos de marca blanca

Comentarios 2

La situación económica ha empezado a notarse en el consumo de productos básicos, en la alimentación. Aunque algunos gaditanos aseguran que todavía van al supermercado sin mirar los precios, otros muchos reconocen que ya han empezado a buscar formas de ahorro, también en lo esencial, en la cesta de la compra.

Comparar precios y adquirir cada producto en una superficie diferente es una de las formas. Pero hay otras como suprimir los caprichos alimenticios, ya sea un postre o un tipo específico de queso, o cambiar de marca, seguir optando por las tradicionales en los productos básicos, como la leche o el aceite, y en el resto sustituirlas por otras más baratas.

Precisamente en este sentido cada vez es más habitual optar por llenar el carrito con marcas blancas, esto es, aquellas que llevan el nombre del distribuidor, la marca del propio supermercado. Los consumidores consultados por este periódico aseguran que ya elegían estas marcas para algunos productos determinados, pero que en los últimos meses han incrementado el número de artículos de este tipo que incluyen en su lista de la compra. Sobre estos productos los consumidores opinan que algunos son de muy buena calidad, similar a la de marcas conocidas, y otros no tanto.

Precisamente la semana pasada la Unión de Consumidores de Cádiz dio a conocer un informe en el que revelaba que en 35 productos analizados, detrás de todos ellos había una marca muy conocida siendo el producto de idéntica calidad, sin embargo, al llevar el nombre del distribuidor son más baratos. En concreto, adquiriendo esos 35 productos en su versión original la compra suponía un coste de 69 euros mientras que si se elegía el mismo producto en marca blanca el gasto era de 55 euros, 14 euros de diferencia.

A este respecto los consumidores gaditanos tienen distintas opiniones. Unos lo consideran un engaño al consumidor, que compra un producto más caro sin saber que el del estante de al lado es el mismo. Otros sin embargo no lo ven mal, menos en época de crisis, porque consideran que así el ciudadano tiene opción de comprar más barato un artículo de calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios