JUICIO POR EL CASO DE LA VIÑA

La fiscal rebaja de 23 a 13 años su petición de cárcel para el procesado

  • La Fiscalía, que reduce las penas que solicita por dilaciones indebidas, cambia a encubrimiento la acusación contra la procesada y ahora pide para ella 3 meses

La fiscal modificó ayer sustancialmente las penas que solicita para los procesados por el crimen de La Viña: rebajó de 23 a 13 años y tres meses la petición de cárcel para J.M.D., a quien considera autor del apuñalamiento mortal de Dominga Ramírez Ureba, y dejó en tres meses de prisión la condena que solicita para I.A., a quien ya no ve como coautora de asesinato sino como encubridora. En ambos casos, la fiscal reclama la aplicación de una atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas, de ahí los casi diez años de diferencia entre la pena que pedía en principio para el acusado y la que solicita ahora por los mismos delitos: asesinato, robo con violencia y allanamiento de morada.

En el caso de la procesada, la enorme diferencia entre lo solicitado por la fiscal en principio y ahora se debe al cambio del delito por el que la acusa: antes, como a su marido, por asesinato, robo con violencia y allanamiento; ahora, por encubrimiento. Esto es, por colaborar con su marido en borrar huellas del crimen y en esconder joyas robadas a la víctima. Es una modificación que también hizo la fiscal en el juicio anterior, pero entonces solicitó un año de prisión, tiempo que coincide con el que I.A. permaneció en prisión preventiva tras ser detenida en octubre de 1998. Si baja ahora a tres meses es debido a la atenuante de dilaciones indebidas.

Las acusaciones particulares, que representan a las dos hijas de la víctima, también modificaron ayer sus calificaciones. A l procesado le imputaban un delito de homicidio. Ahora lo acusan de asesinato. En total piden para él 25 años de prisión (antes, 24) por tres delitos: asesinato, robo con violencia y allanamiento. Para la procesada, las acusaciones particulares solicitan ahora un año de prisión por encubrimiento con una atenuante de anomalía psíquica; antes, como la fiscal, también la consideraban coautora del crimen. Los abogados de la familia de la víctima consideran que no se han producido dilaciones indebidas en el procedimiento: que no ha habido un retraso injustificado en la tramitación de la causa.

Las acusaciones particulares reclaman, por otra parte, una indemnización por daños morales de 20.000 euros para cada una de las hijas de la fallecida.

La fiscal ya anunció al inicio del segundo juicio por el crimen de La Viña que solicitaría la aplicación de una atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas porque estima que ha habido un retraso injustificado que no es achacable a los procesados y que eso debe ser compensado en caso de que sean condenados, tal como prevé la ley.

Las defensas de los procesados mantienen su petición de absolución. La pareja acusada, afirman, no mató a Dominga Ramírez.

El crimen de La Viña ocurrió en octubre de 1998. La víctima, de 79 años de edad, fue apuñalada mortalmente en su partidito de la calle Paco Alba. La pareja procesada fue juzgada y absuelta en 2002 pero el Tribunal Constitucional ordenó repetir el juicio.

La segunda vista oral comenzó el pasado día 12. La fiscal, las acusaciones particulares y las defensas expondrán hoy sus informes ante el jurado, que mañana, tras recibir el objeto del veredicto, comenzará a deliberar en busca de una decisión: si los acusados son culpables o no culpables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios